importancia_packaging_ventas

Desde ya os aviso que este es uno de esos posts largos y llenos de información útil para todas las interesadas en vender mejor sus productos, ya sea en ferias, a través de internet o en tiendas.

De hecho, debido a la cantidad de contenido, hemos decidido dividir este post en dos partes.
En este post  os explicamos la importancia del packaging en nuestras ventas y en la segunda parte os explicamos como vender en tiendas, y como calcular los precios adecuados para ello.
Vale, pues antes de entrar en materia os quiero decir una última cosa más: todo lo que aquí os cuento, es fruto de mi experiencia personal como artesana que empezó hace 6 años vendiendo en ferias, y que después de currármelo mucho, he conseguido abrirme mercado en diferentes tiendas y joyerías. Sin más. Experiencia pura y dura, sin colorantes ni aditivos.

Empecemos!

¿Qué es el packaging?

Para comenzar y aunque ya la mayoría conoce la definición de packaging, diremos que este anglicismo es el que comúnmente usamos para referirnos a todos aquellas cajas y cajitas, sobres y envoltorios en los que ponemos nuestros productos una vez se ha efectuado la venta. Embalaje es el término en español para ello.
Pues bien, aclarado el concepto principal, pasemos a explicar la evolución que ha sufrido el propio término en los últimos años en nuestra sociedad, porque aunque a nosotros nos puede parecer algo novedoso, os bien aseguro que el cuidado por el packaging es algo que en países como EEUU o las culturas nórdicas, lleva tiempo arraigado.
Para nosotros, hasta hace bien poco, esto del packaging era algo secundario, porque si bien a todos nos gusta regalar bonito, siempre hemos dado más importancia al contenido que al continente, verdad?
Digamos que actualmente la tortilla se ha dado vuelta y hoy en día, no os diré que el continente es más importante que el contenido… Pero casi.
Y es que cualquier cosa, por chiquita, barata o handmade que sea, ve como su valor añadido aumenta si el packaging que lo contiene está trabajado.
Hablando en plata, si cogemos cualquier chorrada de los chinos, y la envolvemos en una caja bonita, con su lazo y su etiqueta… La persona que lo reciba, con sólo ver el envoltorio, ya dotará de más valor al objeto que le estemos regalando, y es que en esta cultura de lo visual, lo de las primeras impresiones, cuenta más de lo que parece!
Bien, este mismo cutre-ejemplo que os acabo de poner con un regalo de los chinos, lo podéis extrapolar a cualquier tipo de objeto, y para no irnos por las ramas, a partir de ahora hablaremos única y exclusivamente de productos.
No importa si son joyas, muñecos, piezas de ropa, complementos, alimentación o lo que sea, porque cualquier cosa que queramos vender, es susceptible de incorporar un buen packaging para mejorar la impresión final. Tanto de la persona que lo compra, como de la persona que lo recibe.
Os decía que en EEUU esto del packaging lleva tiempo instalado y ya forma parte de su cultura de venta. De hecho, esta moda del culto al envoltorio está sumamente desarrollada y hay cientos de marcas que se dedican en exclusiva a este tipo de productos.
En España, si embargo, podemos decir que esta moda es relativamente nueva y no son tantas las marcas que distribuyen, para los pequeños emprendedores, cajas y cajitas a precios económicos.
Antes de meterme de lleno en el mundo de las marcas, aclaremos algo. Un packaging bonito y trabajado no tiene que costarnos demasiado, y por demasiado me refiero a un importe máximo de 1€, 1,5€.
Por qué? Pues principalmente y aunque en esto casi nadie cae y poca gente le da la importancia que merece, un packaging es una inversión cuyo gasto tiene que acabar repercutiendo en nuestro precio final, por lo tanto, lo que no podemos hacer es regalarlo.
Es decir, obviamente cuando usamos una caja/sobre/papel/envoltorio, en el momento de entregarlo, no lo vamos a cobrar de forma independiente o separada del importe final de la venta, sino que previamente ya lo hemos repercutido a nuestro precio de venta final (p.v.p), pero lo que ocurre es que muchas veces se nos olvida sumarle a este precio, el coste de nuestro packaging, y si no lo hacemos… Estamos perdiendo dinero!!

Os voy a poner el ejemplo del packaging que yo uso para mis piezas de joyería. (Más que nada porque sé perfectamente lo que me han costado)


Como veis, mi packaging se compone de dos piezas. La primera es una bolsa de cuero con el interior forrado en una especie de terciopelo (para conservar mejor la pieza) y la segunda es una bolsa de papel semi grueso, en la que metemos la bolsa de tela y una tarjeta.
Pues bien, os puedo decir, que en su día y para conseguir un precio competitivo tuve que comprar 2000 unidades de cada cosa, con lo que el ‘kit’ me costaba 0,75€ incluyendo transporte y aranceles aduaneros.
Quizás penséis que por 0,75€ no vale la pena repercutirlo en el precio final…. Meeeec, error! No hay que calcularlo así, contad que 0,75×2000 es igual a 1500€, es decir, un pastizal.
No quiero insistir más en el tema porque al final cada uno es libre de decidir si quiere añadir el coste de su packaging al precio del producto o no, pero si somos serios y pretendemos vivir de nuestra pasión, hay que tener muy claro lo que son gastos, lo que son inversiones y lo que son beneficios reales.
Dicho todo esto, la pregunta sería.. Es realmente imprescindible dotar de un packaging a nuestros productos?
La respuesta es clara y contundente: si.
Ahora bien, maticemos. No todos vendemos el mismo tipo de producto y dependiendo del valor económico de este, el propio producto nos exigirá un tipo de packaging u otro.
Ejemplifico conmigo misma: el precio medio de mis joyas oscila entre los 30 y los 60€, no es  una cifra  desorbitada ni mucho menos, pero tampoco es calderilla, con lo cual, el cliente que se interese por mis productos, agradecerá inconscientemente que el packaging transmita la idea del valor económico que ha invertido en esa compra, dicho de otra manera, cuando uno se gasta unos cuantos eurillos en una compra, lo mínimo exigible es que el embalaje esté a la altura de la pieza que ha comprado.

Os imagináis que Rolex usara como packaging una cajita de papel craft con unas decoraciones de washi tape? O que un artesano que vende broches de fieltro utilizara una caja metálica con la insignia gravada a láser de su logo y con un interior forrado en terciopelo, metido a su vez en una bolsa personalizada -rollo las bolsitas de Tous-?
No tendría sentido, ni coherencia ni utilidad alguna. Uno porque estaría desvalorizando su producto y el otro porque estaría gastando más en el packaging que en el propio producto.
Explicado esto, respondamos a la pregunta de este último párrafo. Si, es imprescindible usar un packaging (adecuado) para nuestros productos porque:

1- le da un valor añadido al producto que vendemos,
2- refuerza la idea de marca que estamos vendiendo,
3- transmite más confianza al consumidor, sobretodo si en nuestro embalaje incorporamos nuestro logo y datos de contacto, ya sea por impresión directa en él, o porque acompañamos con tarjeta de presentación…
4- y sobretodo otorga status. Te hace parecer más profesional.

Creo que hasta aquí ha quedado claro el porqué de la importancia del packaging, así que ahora ya podemos sumergirnos en marcas españolas especializadas en packaging.

Empresas de Packaging para mini emprendedores

Haber hay varias, pero de las que yo conozco, solamente una tiene precios ajustados para pequeños empresarios o emprendedores y tiene una gama suficientemente amplia para abarcar los diferentes productos de los cuales aquí estamos haciendo referencia.
Os hablo de Selfpackaging, y aunque estoy segura que ya todos los conocéis, hoy nos centramos en la vertiente más comercial de esta empresa, que es lo que nos interesa en este momento.
Selfpackaging es una tienda online en la que encontramos cajas y cajitas para casi cualquier tipo de producto, y tiene diferentes franjas de cantidades bajo las que comprar, porque obviamente no es lo mismo comprar una cajita para una ocasión especial, que usarlo como packaging de nuestra marca.
No es lo mismo en cuanto a precio claro, porque si se trata de un detalle puntual seguramente cojamos una o dos cajitas, mientras que si hablamos del  packaging para nuestros productos y tenemos previsto vender X cantidad, lo más sensato y económico a la larga (porque de primeras nos va a parecer mucha pasta) es comprar grandes cantidades.
Os enseño varios ejemplos de cajas que podéis encontrar en Selfpackaging, he hecho una captura de pantalla de la interfaz de su web para que veáis que no sólo se detalla el precio por cantidad, sino que podéis escoger el color de la caja y además tenéis la posibilidad de añadir etiquetas personalizadas o no.





Como os digo, en España hay varias empresas más que se dedican a la elaboración de packaging, pero son un tanto más inaccesibles si lo que buscamos son cantidades inferiores a 1000 unidades, por lo tanto desde Superyuppies recomendamos de todas todas, Selfpackaging.
Por sus precios económicos,  por la variedad de modelos y colores, por lo fácil y cómodo que es navegar por su web y sobretodo porque no necesitamos pedir presupuestos, sino que podemos saber el importe total de lo que nos costaría el packaging para nuestra micro empresa o marca en el momento.

Y ya para finalizar este post, me queda deciros una última cosa: si estáis dadas de alta en autónomos, podéis pedir factura de vuestro pedido y desgravarlo más adelante en vuestra declaración trimestral. :))
Así que.. queridos superyuppies, hasta aquí nuestro súper post de hoy.
Espero y deseo que este post os haya sido útil, si creéis que nos hemos olvidado de algo, por favor dejadnos un comentario, como siempre os decimos…
estamos aquí para ayudaros, y vuestra opinión es importante para nosotros.