como_vender_a_tiendas

Tercera y última parte de la serie “como vender en tiendas”, y es que casi sin quererlo hemos hecho una trilogía!!
Pongamos igual un poquito de orden a esta serie. Nuestro primer post lo dedicamos a hablar de la importancia del packaging, en el segundo os enseñamos a calcular los precios de vuestros productos, específicamente el precio que estos deberían tener para que vender a tiendas nos sea rentable y hoy, cerramos con este post, que lo vamos a dedicar a enseñaros a vender vuestros productos en tiendas.

Para empezar os diré que vender en tiendas es más sencillo de lo que parece y que muchas veces es más nuestra falta de confianza en nosotras mismas o nuestra vergüenza o incluso el miedo al rechazo, lo que no nos permite evolucionar dentro de nuestra propia marca.
Partamos de la base que a la mayoría nos gustaría tener nuestra propia tienda, yo por ejemplo, llevo años suspirando frente a locales vacíos de cuyas persianas cuelgan tentadores carteles de ‘en alquiler’… Aix! Peeero, para tener o mantener un local propio, necesitamos un capital importante. Como otro día hablaremos de “cuanto cuesta abrir una tienda” hoy nos centraremos en esta otra opción, la de vender…en la tienda de otro!! :)

Así que al grano. Vamos a empezar de abajo arriba para que entendáis como se construye una marca que vende en tiendas.

Lo primero y principal es tener una marca. (Hablamos extensamente de esto AQUÍ) Obvio pero básico.
Una identidad (imagen corporativa) que defina tu producto y del cual te sientas segura, a partir de ahí podrás invertir tus esfuerzos en desarrollar una plataforma desde la cual el potencial público pueda acceder, porque si como explicamos a continuación, desarrollamos un buen marketing, podemos aprovechar los pocos recursos de los que dispongamos para vendernos mejor.
Una de las mejores opciones para empezar a mostrar nuestros trabajos, gustos y filosofía de vida…es un blog.
Un blog bien hecho, bien presentado y trabajado puede abrirnos muchas puertas, es un escaparate buenísimo y además es gratis.
En este mismo blog podemos tener un apartado tipo ‘portafolio’ o ‘catálogo’ en el que nuestros potenciales clientes puedan ver nuestras creaciones.
Pero volvamos a lo principal, nuestra marca. Podemos buscar un nombre muy ingenioso, podemos usar nuestro propio nombre, podemos encontrar uno que resuma y defina lo que queremos vender, lo importante es tener uno.
A partir de aquí, si o si, lo suyo es desarrollar el resto de elementos que acompañarán a nuestra marca, es decir, unas tarjetas de presentación, un packaging apropiado, un soporte en el que podamos mostrar nuestro trabajo...
También es interesante tener pensados diferentes tipos de expositores, porque no en todas las tiendas nos van a ofrecer una vitrina o un estante, por lo que, para no tener que improvisar a lo loco, es recomendable tener algo en mente.. de antemano!
A esto le añadiremos unas gotitas de contabilidad, que por muy artesanas que seamos… Lo que hacemos lo hacemos para vender, verdad? Pues bien, para ello podéis usar nuestra tabla de cálculo de márgenes, y una vez hayáis hecho vuestros números, os podéis confeccionar un PDF en el que aparezcan vuestros precios finales, y los márgenes que le quedan a la tienda.
Normalmente uno no cae en esto hasta que la tienda en si, nos lo pide. Pero como aquí somos muy apañados… Ya la preparamos con antelación.
Esta tabla, PDF, o cualquiera que sea el formato en el que lo vayáis a guardar, tiene que estar a su vez, presentado en algún soporte.
Yo normalmente presento un cd, en el que además de las fotos de mis joyas y su debida descripción, aprovecho para adjuntar este PDF.
(Matando dos pájaros de un tiro vaya)
Genial, ya tenemos lo básico e imprescindible, y además bien montado.
Llega el momento de la verdad. Porque la teoría está muy bien, pero la práctica ya es otro cantar.
Para las muy vergonzosas, tímidas o inexpertas, os recomiendo un truquillo que funciona muy bien.
Plantarse delante del espejo y ensayar lo que los americanos (reyes del marketing) llaman, un speech. Que vendría a ser una especie de discurso, el mismo para todas las tiendas a las que vayamos a dirigirnos, en el que más o menos siempre digamos lo mismo: quienes somos, a que nos dedicamos, cuales son nuestros productos y cualquier cosa que queráis añadir.
Y ahora si que si… Ya estamos preparadas para vendernos!! :))
Como cada artesana y cada persona es un mundo, me resulta muy complicado dar unas pautas específicas o muy personalizadas, así que lo que voy a hacer es comentar los errores más comunes que cometemos a la hora de dirigirnos a las tiendas.
(Aprovecho la experiencia de varias propietarias de tiendas con las que he podido hablar, entre ellas Mara, de I Love Kutchi, para explicaros lo que alguien que tiene una tienda, espera de vosotras)
Y os lo hago, como no,  en plan infografía… :))
vender_en_tiendas

Digamos que ya hemos hablado con La Tendera en cuestión, le hemos presentado nuestro trabajo, dicho trabajo ha gustado y nos encontramos con el momento más delicado de toda negociación: acordar precios.
Muchas de las que me escribís, me decís que vuestro problema está en que ni os compran el material (lo dejáis en depósito) ni controláis el precio final de este material.
Pues para empezar os digo que si, que en estos tiempos, lo más normal es dejar en depósito, y que no! No puede ser que sean las tiendas las que marquen los precios de TUS productos.
Si tienes una marca debes cuidarla, y parte de ese cuidado radica en esforzarte por conseguir una uniformidad a nivel precios, no puede ser que en tu web vendas loquesea a 20€ y en una tienda le doblen el precio. Ni es serio, ni te conviene en ningún caso. Por eso es IMPRESCINDIBLE que calculéis el PVP de vuestros productos tal y como os vengo explicando hace días.
De esa manera TÚ eres quien establece el precio final, calculas el margen para la tienda y sabes que estás reforzando tu propia marca, ya que la vendas donde la vendas, siempre valdrá lo mismo.
Y ahora me diréis… Bah!! Pero es que entonces no me van a coger las cosas en ningún sitio..
No es cierto. Yo vendo en varias tiendas y en todas funciono de la misma manera: yo marco el p.v.p (precio de venta al público) yo establezco el margen de la tienda el cual tengo cuantificado en un 30%, y soy yo quien pone tanto el packaging como el expositor. Y las tiendas encantadas conmigo y yo con ellas.
Y las que no han querido aceptar estas condiciones… Pues las he dejado de lado. Chicas, esto es un negocio, handmade si, hecho con el corazón, también, pero que no se os olvide… Es un negocio, y en esto no podéis perder. Es vuestra marca, vuestro proyecto y vuestra ilusión, y como si fuera vuestra propia vida, no podéis dejar que otros la vivan por vosotros.. Nos entendemos, verdad?
Tampoco os estoy diciendo que pongáis pies en polvorosa de una tienda si la encargada os discute los términos… Hay que cultivar la asertividad, la mano izquierda y la diplomacia, para de una manera suave, correcta y sutil, hacer ver a La Tienda, la necesidad existente de adaptarse a tus condiciones, y no al revés.
Si os interesa esto de la asertividad podemos hablarlo otro día, si?
Para terminar os dejo un par de fotografías del pack (cajita de Selfpackaging incluida) que yo llevo a las tiendas para que os hagáis una idea. Si alguien más usa este método, le agradecería muy mucho que nos mande una foto, la añadiremos a este post. :))
*clica en la imagen para ampliar..

Y ahora si que si… Creo que esto es todo para Vender en Tiendas sin que os timen por el camino!! :)

Dudas, sugerencias y consultas.. Aquí debajo, en comentarios please!