-Por fin Elia! Por fin he ahorrado los 3472€ que necesitaba para la operación?
-Para la de la miopía?
-No, para la de los labios?
-Pero si ya te los arreglaste hace un par de años…
-No esos, los de abajo mujer!
-Que qué?

Esta conversación es real y la mantuve hará un tiempo atrás con una amiga cuyo cuerpo apenas reconozco, y cuya alma me preocupa cada vez más.
Operarse la vulva! Es lo último que me faltaba por oír!
Y es que según ella, esta operación iba a darle la felicidad real que las 6 operaciones anteriores no le habían proporcionado.
Recordé un documental que había visto no hacia mucho, y se lo mandé. No he vuelto a saber de ella, tiempo al tiempo…. Sin embargo, lo absurdo de esta conversación, me hizo replantear el tema de este mes, que en principio era el autosabotaje, por el de la autoestima ya que para entender el porqué de este sabotaje auto impuesto, creo que es necesario hablar del principio que nos lleva a este tipo de conductas, y este principio no es otro que la autoestima, mejor dicho, la falta de ella.

Una de las razones por las que me decidí a escribir Emprender en Femenino fue porque después de varios años leyendo y visionando documentales sobre el rol natural y el rol impuesto a las mujeres a lo largo de la historia, he llegado a la conclusión de que si las mujeres fuéramos conscientes de lo que verdaderamente somos y del papel vital que desarrollamos, las cosas en este mundo, serían de otra manera.

Así que hoy voy a hablarte del porqué de nuestra poca autoestima, como combatirla y como tener una autoestima sana y natural.

emprender_en_femenino

Empiezo aclarando que a mi nunca me ha convencido la idea de las etiquetas, y que la etiqueta de feminista, asi como muchas otras, me queda grande, sin embargo y a fuerza de hacerme consciente de la manipulación que sufre nuestro género, creo que estoy más cerca de las ideas que subyacen en las corrientes feministas que en las corrientes de la búsqueda de la igualdad.
Todo empezó leyendo un libro sobre el origen del patriarcado en una clase de Antropología en la universidad y terminó no hace mucho con un documental que me mandó una amiga sobre operaciones estéticas de los labios inferiores, es decir, operaciones de vulvas.
El resumen y la conclusión de este mezcla heterogénea de informaciones me lleva a afirmar que las mujeres vivimos desnaturalizadas es decir, vivimos completamente distanciadas de nuestros ciclos vitales naturales, cuando debiera ser al revés y por ello nuestra autoestima es pobre, que digo pobre, paupérrima!

Nosotras; tu, yo, tu madre, tu amiga y la vecina del quinto, hemos permitido que se nos impongan ciclos artificiales que dañan nuestra naturaleza más íntima. Se nos han asignado roles, pautas  de conducta, cánones estéticos y ciclos vitales que hablando en plata, se dan de hostias con lo que realmente somos, tanto por fuera, como por dentro.
Pero para no empezar la casa por el tejado, comencemos por la base, es decir, empecemos definiendo la autoestima, que de modo resumido pero acertado diremos que es la percepción emocional que las personas tienen de sí mismas.
Tu percepción viene determinada por tu comportamiento hacia tu persona, y su origen está en la familia y la educación que recibiste. La autoestima es algo que va forjándose desde nuestra infancia y permanece en constante evolución a lo largo de toda la vida.
Por ejemplo y sin ir más lejos, te confieso que mi autoestima, hasta hace unos cinco años, no es que se arrastrara por el suelo… Es que iba bajo tierra, en metro! La razón crece desde mi infancia, que fue una mezcla entre amor familiar y pasarlas canutas en el colegio. Tuve una némesis que hizo de mi vida escolar, una etapa dura y llena de lágrimas.
Mi adolescencia no fue envidiable ni ideal, fue más bien la del patito feo que se rompió la nariz por la mitad a los 13 y mi entrada en el mundo adulto no fue tampoco al estilo hollywodiense, fue corriente tirando a moliente.
Nunca fui ni cumplí con el ideal ni con el cánon, y aunque siempre supe, inconscientemente quizás, que los que estaban equivocados eran los demás, también reconozco que siempre quise ser una Barbie.
Sin embargo con el pasar de los años y el devenir de la vida me he dado cuenta de dos cosas, a cual más importante. La primera es que yo no sólo soy mi físico (muy obvio pero muchas veces olvidado) y la segunda es que mi cabecita es muy poderosa.
A simple vista quizás no entiendas la importancia de estas dos observaciones o que relación puede haber entre ambas, pero déjame que prosiga y ya verás que las piezas encajan…
Si profundizamos más en esto vemos que la autoestima no se nutre sólo de la percepción de nuestro físico sino también de las capacidades y habilidades que creemos tener o no.

Alta, delgada, de hermosa cabellera, grandes ojos, boca carnosa y piel morena. De pecho voluminoso, vientre plano y culo duro, largas piernas y pies pequeños. Simpática, agradable, sin síndrome premenstrual, atenta, eficiente, inteligente, despierta, siempre dispuesta y cariñosa.

Ese es el ideal para cualquier mujer, y ese es el ideal que los hombres han construido para nosotras. Ideal que dista mucho de la realidad, y raíz originaria de todos nuestros males.
Como no quiero hacer una disertación sobre la construcción/destrucción de la personalidad femenina a manos de la sociedad patriarcal, te invito (y si pudiera te obligaría) a que veas estos dos documentales.
El primero trata sobre los cánones estéticos impuestos y sobre los cuales, nosotras, como auténticas Barbies idiotas, basamos nuestra existencia. (prisioneras de la imagen)
El segundo está relacionado con la manipulación de los ciclos vitales de la mujer, razón que nos lleva a vivir completamente infelices y distanciadas de nuestra esencia femenina. (la luna en ti)
Así que antes de seguir…. haz un PLAY!!

** es casi imprescindible para comprender el porqué las mujeres nos sentimos constantemente insatisfechas con nuestro cuerpo y nuestras capacidades, es decir, el porqué de nuestra falta de autoestima**

[youtube 1]

[youtube 2]

[youtube 3]

[youtube 4]

DOCUMENTAL LA LUNA EN TI
Bien, sigo escribiendo dando por hecho que has visto los documentales que te he recomendado, (aunque sé que la impaciencia te puede y que seguramente no lo hayas hecho aún… pillina!!) por lo que habiendo visto con tus propios ojos, toda la malhomía que existe en este mundo y esta especie de conspiración para alejar a las mujeres de su fuerza interior y su verdadero yo, vamos a hablar ahora de porque es tan importante la autoestima, porque como mencionaba unos párrafos arriba, nuestra autoestima no sólo se basa en nuestro aspecto físico sino también en la confianza que tenemos en nuestras propias habilidades.

Tener una autoestima alta (no desorbitada eh, sino justa y proporcionada) nos va a ayudar a dos cosas vitales:

  • A conseguir nuestros objetivos
  •  A ser felices

Si, si. Así tal cual! Y es que la baja autoestima es el obstáculo número uno entre las féminas del mundo, obstáculo que te impide ser feliz y que además incide como un rayo de sol en un cubito de hielo en la consecución de resultados.
Además de la influencia que nuestro físico tiene sobre nuestra auto percepción, te decía antes que también la educación influye muchísimo en la calidad de nuestra propia autoestima.
Otro día hablaremos en profundidad sobre el mal que hacen los colegios ‘’normales’’ sobre nuestras capacidades intelectuales y sensoriales, pero de un modo hiper resumido y global, diré que la educación que recibimos no nos enseñó a reforzar nuestra autoestima, es más, seguramente, la mermó.
Creemos no ser capaces de.
Y ese pensamiento, nos anula. Hay una frase de Henry Ford (al cual no tengo en demasiada estima – el fordismo es la base del aburrido trabajo en cadena-) que las coach emplean hasta el cansancio y que dice así:
“Tanto si crees que puedes, como que no puedes, tienes razón”.
Una verdad como un templo de grande, y es que lo principal es creer en ti misma para ver resultados y no al contrario.

También hay una teoría con un nombre muy gracioso y curioso que se llama ‘’La teoría del 90%’’ y que viene a decir que el 90% de las cosas que ocurren en nuestra vida podemos controlarlas, el otro 10% no (ya sabes, circunstancias que surgen por si mismas y que no podemos dominar) Es decir, según esta teoría, nosotras podemos determinar como respondemos ante casi todas las situaciones porque somos nosotras quienes decidimos, pensamos y actuamos sobre los acontecimientos que conforman nuestra vida y no al revés.
Dicho de otro modo, de las cosas que te ocurren en el día a día, no son los acontecimientos los que deciden nuestra vida sino que sois tú y tu manera de actuar la que define ese devenir.
Por lo tanto, partamos de esta base: tu puedes elegir que pensamientos quieres tener y sentir y a raiz de eso, tu eres la responsable de decidir como quieres sentirte y como quieres que las cosas te salgan.
Ahí está una parte importante para tener una autoestima equilibrada.

Vamos pues a ver que herramientas disponemos en nuestro interior para combatir esta falta de autoestima, tanto física como mental.
Empiezo con los más superficial, es decir, con nuestro aspecto físico.
Nunca vas a ser igual que esas modelos de revista fotoshopeado e irreal. Así te lo digo y que no te siente como un jarro de agua fría. Es la verdad, pero eso no debería dolerte, porque lo estúpido es querer ser así. ¿Para qué pretender ser una diosa/zorra? ¿Para sentirte deseada? Mmmmm…. eso no te va a hacer feliz porque la felicidad es una actitud, no unos labios o unos pechos xxl.
Y no sigo hablando de esto porque me enervo!

Así que vamos a lo realmente importante: tu interior, o lo que es lo mismo, tu personalidad, capacidad y habilidad para tener el tipo de vida que quieres y ser feliz con ella.
Se trata de tener una auto percepción real, equilibrada y armónica ya que una baja autoestima va a afectar muy negativamente a todas tus acciones, y en consecuencia a tus resultados y como aquí hablamos para mujeres emprendedoras… no está de más decir que esta falta de estima hacia una misma, repercute en nuestros negocios. (y esto amiguita, es un pez que se muerde la cola!)

Para ello empieza sabiendo que aunque en el pasado las cosas no te hayan salido bien, no significa que hoy vayan a salir igual. Es más, esos errores o pequeños fracasos debes transformarlos de experiencias negativas a experiencias positivas ya que de su aprendizaje puedes extraer conocimiento que te ayude a introducir nuevos cambios que te ayuden a mejorar.

Herramientas-herramientas:

1) Piensa en positivo
Ay si, ya sé que suena muy naïf y muy a requeteguay, pero es que es cierto caray! El pensamiento positivo es el primer paso para alcanzar tus metas. Si de buenas a primeras piensas en que lo que sea, te va a salir bien, ya tienes medio camino hecho.
No se trata sólo de pensar que las cosas te van a ir de fábula, se trata también de poner ‘’buen rollo’’ a todas las cosas que hagas. Es un pensar-hacer.
Piensa de una manera positiva, actúa en consecuencia y además, borra la palabra ‘fracaso’ de tu diccionario mental.
A mi en el colegio me la inculcaron a fuego lento, tenía un profe de mates y otro de física que me decían que yo era un fracaso para la ciencia y que en mi cabeza los números no tenían cabida.
Y así crecí yo, creyendo que era una fracasada de los números… Más tarde, creí que nunca sería capaz de sacarme el carné de conducir. Nunca lo había probado pero tenía esa creencia hasta que un día me dije: A ver Elia, ¿ no tienes dos brazos, dos piernas, dos ojos y dos orejas como todo el mundo? Pues si ese/esa ha podido… yo también!
Teórica y práctica a la primera.
Ea, cambiando creencias!
Aprende a darle la vuelta a los resultados negativos: lo más cómodo y fácil es tirar la toalla y ponerse en plan víctima cuando algo no sale bien o como esperábamos.
Sé valiente, lucha y de lo malo, saca un aprendizaje de cada situación. Si los resultados no son los esperados, no te frustres ni te enfades, recuerda que quien la sigue la consigue .
Además, los resultados no deseados nos sirven para aprender y evolucionar.
Así que el resumen de esta primera herramienta está en entender el poder de la actitud positiva, llevando los acontecimientos de tu vida a la mejor opción posible.

2) Recuerda tus éxitos y las cosas que has conseguido y deja el perfeccionismo para los demás.
Por lo general, las personitas con poca autoestima tienden a ver sólo las cosas malas que le han ocurrido en la vida y además creen que son unas torponas o mediocres por no hacer todo lo que hacen de un modo perfecto.
Cuando yo empecé mi proceso de transformación de capulla absoluta a mariposa con alas, recuerdo que Bárbara (la psicóloga de la que te hablé en la 1ª newsletter) me hizo hacer una lista con todos los logros que recordara haber alcanzado y la verdad es que aunque al principio me costó, al final del día tenía una hoja llena de metas cumplidas y al releer esa hoja, mi auto estima subió unos cuantos puntos!
Además, también me hizo mentalizar de que la perfección no existe en nuestra condición humana y que su búsqueda sólo conduce a la frustración y a la caída en picado de tu autoestima.
Así que si bien la búsqueda de la excelencia es algo admirable, no lo conviertas en un escollo insalvable, se trata de superarte a ti misma en tu día a día, no a los demás.
Hagamos pues una cosa: coge una hoja y escribe todas las cosas buenas que has conseguido en la vida, verás que ni los fracasos son tantos ni la perfección está presente en dicha lista.
Y déjame que te diga otra cosa, si en esa lista, hay más fracasos que éxitos es porque hay algo que estás haciendo mal… no estás aprendiendo de tus errores.
Ahora ya sabes el origen del dicho ‘el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra’…jejejje

3) Entrénate a consciencia y olvídate de los demás.
Esto es lo mismo que un corredor que se entrena para unas Olimpiadas, no intentes hacer la maratón de golpe, sino que progresivamente, ve superando esas limitaciones que te impiden avanzar.
Limitaciones que pueden ser comportamientos, o falta de habilidades o capacidades o incluso percepciones sobre ti de terceras personas.
Empieza por querer cambiar y adquiere aquellas cosas que te faltan, ya sea formándote en capacidades que te gustaría tener, alimentando pensamientos positivos y repitiéndolos de forma sistemática, poniendo en practica conductas que te hagan sentir bien contigo misma y con los demás y sobre todo, creyendo en ti misma, sin esperar a que los demás lo hagan.
(La Asertividad -1ª ARTÍCULO- es una de estas conductas…)
Cada vez que entrenas cualquier habilidad hay si o si e irremediablemente un progreso, y este progreso va a incidir directa y positivamente sobre tu autoestima… :))
Ten muy presente esto: Tu eres la única responsable de tú vida, con lo cual eres tú quien debe quererse y valorarse primero, sin esperar a que los demás lo hagan y sin depender de ello.
Es absurdo basar tus resultados en lo que otras personas digan de ti y esto, aunque parezca muy obvio, requiere un entrenamiento constante. Auto aprobación amiga!!

Resumiendo pues, tenemos 3 herramientas para aumentar tu autoestima: alimentándola con pensamientos positivos, cambiando afirmaciones negativas a otras más motivadoras y aprendiendo de tus errores para mejorar y progresar.
Si transformas estas tres herramientas en hábitos, verás como tu autoestima crece de manera increíble, incidiendo de una manera estupenda en tu vida, en tus negocios y en tus ventas.

Y es que como mujeres y emprendedoras, tenemos una carga de trabajo que los hombres no tienen, por mucho que digan que si,  tu sabes que eso no es cierto, y más si eres madre. Esas responsabilidades vienen acompañadas casi siempre de muchos obstáculos tanto a nivel personal como profesional que al final, nos impiden llevar a cabo todo lo que queremos hacer y que nos dan la sensación de estar en una carrera interminable en la que nunca llegamos a ningún sitio.
Peeeero querida mujercita, estoy segura que con estas pautas que hoy hemos explicado aquí, el camino va a ser más sencillo, pero es que además de sencillo, yo quiero hacértelo agradable, porque si a mi hay algo que me guste en la vida, es disfrutar.
Acabo de darte varias herramientas que van a ayudarte a mejorar tu autoestima, la primera en forma de vídeos/documentales que te abrirán los ojos y te harán forjar un punto de inflexión sobre la esclavitud estética a la que nos vemos sometidas (o eso espero vaya) y 3 puntos sobre los que trabajar tu ser interior para mejorar tu percepción personal, y ahora te doy un poquito de placer.
Placer que te ayudará a quererte un poquito más, porque los mimos son vitales para reforzar nuestra autoestima, y aunque los mimos externos o de terceras personas son importantes, más importantes aún, son los mimos que te regales a ti misma.

Mimarse es dedicarle tiempo a lo que más te gusta o mejor dicho, intentar dedicarte a lo que te gusta. Vivir de tu pasión es la máxima de cualquier emprendedora, así que si la actividad de tu negocio (incipiente o inexistente todavía) te gusta, métele caña y proponte vivir de ella.
Los trabajos aburridos son la fuente principal de nuestra infelicidad y hacen mella en nuestra autoestima.
Pero seamos realistas, no todas vamos a poder vivir del trabajo de nuestros sueños, así que si éste es tu caso, no te preocupes, una solución es buscarte una válvula de escape.
Nadar, correr, practicar yoga, cocinar, pasear por la playa, jugar con tus hijos, irte de compras (ojito con esto último que las visas tiemblan!) o darte un baño relajante cada tanto… son aficiones o actividades que aunque casuales, hacen que tus pilas se recarguen.
Por ejemplo a mi me encanta pasear por la playa a la puesta del sol y meditar un ratito mientras la brisa me acarícia el rostro y la salitre del aire me encrespa los rizos (si, quedo feliz pero con la cabeza hecha una coliflor) pues como sé que es algo beneficioso para mi cuerpo y mi alma, cada vez que tengo oportunidad, allá que voy!
Busca ‘lo que sea’ que te haga disfrutar de la vida y ponlo en práctica. Un mimo diario es mejor que 50 sesiones de psicoanálisis, y es que además no tiene porque ser nada especial o fuera de lo común, puede ser desde un baño con sales a un automasaje en los pies, o una pieza de chocolate después de cenar…. cosas nimias pero que te hacen relajarte y esbozar una sonrisa.

De hecho y aprovechando la ocasión te dejo un ejercicio para que lo practiques, ya sabes que la meditación/relajación es el mejor regalo que puedes hacerte así que haz lo siguiente durante una semana y verás que tengo razón.

En la alfombra del salón o de donde sea, acuéstate con los pies en alto, pon música relajante o con sonidos de pajarillos u olas del mar (a mi oir agua me da pis, pero quizás a ti no) y deja la mente en blanco. Como sé que esto es difícil te cuento mi truquillo: me concentro en seguir el proceso de mi respiración… inspirar…. respirar…. y cuando estés relajada, empieza a visualizar cosas que quieres que ocurran en tu vida.
Tras unos 15 minutos, levántate y anda! :))
Es decir, sigue con tu vida sin olvidar lo que acabas de visualizar y ponlo en práctica mediante las herramientas que te he proporcionado.

Y por hoy, esto es todo!
Te he explicado lo que es la autoestima y como mejorarla para que no sólo tu vida personal, sino también tus negocios… funcionen más y mejor.
Espero que hayas disfrutado de esta segunda entrada y que las herramientas que te he proporcionado hoy te parezcan útiles y empieces a ponerlas en práctica lo antes posible.
En tus manos está el cambio (en las tuyas nada más, que no te vendan cuentos bloggueros de pseudo-psicología si?) y yo lo único que pretendo es darte una mano… deseo haberlo hecho!!

Ahora si que si…. espero tus comentarios! :))

Un besote,

Elia

.