pautas_hacer_crecer_empresa

En el post anterior de ¿La Crisis? Lo mejor que le podía pasar al mundo craft surgieron varios comentarios muy interesantes que destacaban que el auge de estos nuevos crafters y el cambio en las pautas de consumo daba como resultado de esta combinación, un gran aumento de la oferta frente a la escasa demanda, y se planteaba como alternativa a este estancamiento, el iniciar un proceso de expansión/internacionalización.
Tiremos de este hilo porque la verdad que el comentario es más profundo de lo que puede parecer y puede tocarse desde diferentes ángulos o perspectivas. A mi me gustaría analizarlo bajo las luces que más nos iluminan en nuestro caso… Y es que es muy cierto que este nuevo despertar del mundo craft está teniendo mucha repercusión, pero también es cierto que es algo incipiente en nuestro país y que se trata de un movimiento en expansión, pero aún no enraizado en nuestra cultura.
Mi madre, tu abuela, la vecina del ático o cualquier persona que no se mueva un poco dentro de determinados círculos, lo de craft/blog/handmade le suena igual de chino que punk/gótico/heavy metal. Con esto quiero decir que no es un movimiento universal (dentro de esta España grande y ‘libre’) sino que es más bien algo endogámico y que se retroalimenta en si mismo. Y de no ser por éste último factor determinante, sería un ciclo perfecto.
Me explico: la persona que hace craft encuentra donde comprar material crafter pero no donde venderlo.
Mucha gente vende pero poca gente compra, es decir, mucha oferta para poca demanda.
Esto es normal, cuando no hay dinero hay ingenio, florece creatividad Low Cost por doquier, pero estas creaciones no encuentran público que pueda mantener el equilibrio en la balanza oferta/demanda.
No voy a polemizar sobre si hay gente que hasta ahora eran pescateras/peluqueras o administrativas y ahora son crafters porque creo que realmente, todo el mundo debería tener la posibilidad de ganarse la vida como mejor le parezca, independientemente de cual sea su formación u origen vocacional.
Entiendo perfectamente a las artesanas de toda la vida que ven peligrar su trabajo con este auge de competencia, muchas veces desleal, no nos/os vamos a engañar, pero repito que no me considero con potestad suficiente como para criticar  o censurar a nadie que intente ganarse la vida. (como puede y hasta donde sus recursos le dan)
Es más, creo que esta competencia interna no debe servir para desmotivar y hacer rabiar a las profesionales del mundo craft (es decir, las que viven de esto y lo hacen de una manera legal) sino que debiera servir como estímulo para que las que ya sois Pro, o estáis en vía de serlo, le deis más caña y busqueis nuevos sectores.
Internacionalización apuntaban en los comentarios anteriores… Pues si, esa es una de las dos claves existentes, desde mi punto de vista claro!
Cuando un mercado está saturado, hay que buscar nuevos mercados, y para ello hay que mirar para fuera.
No me refiero a eso de coger la maleta y emigrar, el ‘vámonos pa’Alemania Pepe’ no es necesario. Tenemos el mundo al alcance de un clic en internet, y hay muchas maneras de comercializar nuestros productos sin tener que recurrir al vacío bolsillo del español medio.
Así que este post, de introducción larga y laboriosa, es para deciros que en Superyuppies estamos pensando en ayudaros a que os profesionalicéis, a las que realmente apostáis por esto del handmade y busquéis nuevos nichos de mercado a los que acceder.
Ya os contaré mejor más adelante, ahora simplemente quiero dar unas pocas pautas, básicas y simples para buscarse la vida fuera de este círculo.
Y por eso me remito al título del post:

Pautas para hacer crecer tu empresa handmade

1. Tómatelo en serio. Si realmente quieres vivir de esto, no lo tomes como un hobby sino como un trabajo. Tú trabajo, en el que la única inversión rentable es la del tiempo que dispongas para desarrollarlo.

2. Especialízate. Si te vas a dedicar a esto, debes intentar tener ‘productos estrella’ (que nos on más de dos o tres) y comercializarlos inteligentemente. Packaging + blog + redes sociales

3. Profesionalízate. Ya sea a través de cursos gratuitos o de talleres y servicios de precio asequible, busca formación y asesoramiento que te ayude a completar esos aspectos que te faltan por pulir y dota a tu empresa del marco visual y legal que tu empresa necesita (fiscalidad, márketing, imagen corporativa, etc)

4. Investiga en mercados externos. Ya que pasas horas buceando por blogs americanos y escandinavos… busca mejor tiendas en esos países a los que poder vender tu producto.

5. Crea tu propia tienda online dirigida a potenciales compradores extranjeros. Es decir, ten tienda en español, pero tradúcela también al inglés. (por ejemplo)

6. Y sobre todo, NO te cierres puertas pensando que tu público se reduce a gente del mundo craft. Busca mercados alternativos en los que tu producto, aún no siendo exclusivo de ese sector pueda encajar.

Así que hasta aquí nuestro post de hoy, sólo añadir un Gracias gigante a todas las que nos leeis y seguís a diario, comentéis o no, nos encanta saber que os somos útiles.

Pero además hoy agradezco personalmente a Laia, Rosa, Emma, Yolanda, Chelo, Ana, Emperatriz Ardilla, La mujer araña, Samsara Tea, Esther, Toni, Lara, Mara…. y todas las que comentáteis en nuestro último post, porque gracias a vuestros comentarios, ha nacido el post de hoy! :))
Nos seguimos leyendo.
Un abrazo,

Elia