post_10_pautas_gestion_tiempo

El tiempo vuela, el tiempo es oro, el tiempo pasa tan deprisa que parece que se nos escape de las manos por mucho que apretemos los puños e intentemos, infructuosamente, tener un control sobre él.
De hecho ayer tenía 18 años y en un abrir y cerrar de ojos, me he plantado en los 30. A ver si no corre!! :))

Sea como sea, la gestión del tiempo, o del poco que tenemos, resulta indispensable para muchas cosas, sobre todo y por encima de cualquier otro supuesto… para ser feliz.
Ir con el pito en el c***, estar todo el día estresada, ponerte de malhumor porque no llegas a todo y querer ser una súper mujer que todo lo puede… no es una opción saludable, es más, esta manera de vivir se da de bruces con algo que deberíamos tener más en cuenta: Nuestra salud mental.
Si ya en el día a día de madre-mujer-trabajadora resulta complejo ir al tempo de la vida para cumplir con esa lista de tareas interminable que forma parte de nuestra rutina, más difícil (aún) es para las personas que trabajan por cuenta propia, es decir, emprendedores y/o autónomos.

No hay secretos ni pócimas mágicas ni nada metafísico o chupi-guay que haga este trabajo por nosotros. Me refiero al trabajo que supone convertirse o pasar de persona-caótica-desorganizada a persona-metódica-y-organizada.
Todo es cuestión de fuerza de voluntad (si, eso que nadie cree tener pero que si se ejerce, emerge) y de querer ponerle un poco de orden a tu vida.
Así que vamos al grano y empecemos, que por si no te habías dado cuenta, estamos en nuestra sección de Aprender a Emprender! :))

10 claves que van a servirte para gestionar mejor el tiempo, y te ayudarán a no perderlo tontamente.

1. Compra/recicla/crea tu propia agenda. No se puede ir por el mundo sin una agenda donde anotar todo lo que te has propuesto hacer en ese día, semana, mes. Tu cabeza tiene un límite y no es un pozo sin fondo. Así que olvídate de las notas mentales porque suelen ser poco fiables y apuesta por escribir tus tareas.
Hace un tiempo publicamos precisamente un post sobre como usar la agenda con eficacia así que no me voy a explayar en este punto (porque ya lo hice en este otro post…) y además, ponemos de nuevo a tu disposición nuestro blog planner descargable e imprimible! :)

2. Sométete a una autoevaluación de tus actividades actuales. Aprende a distinguir cuales son aquellas cosas que llevas a cabo y te hacen feliz y cuales no, pero sobre todo, aprende a diferenciar cuales son las actividades que te reportan un beneficio económico y procura que sean las mismas que te dan este grado de felicidad. De nada sirve invertir horas y más horas en un proyecto que te gratifica inmensamente si luego no te da algún tipo de benficio económico. Ser artesano está genial, pero ser mini empresario te permitirá vivir de tu sueño. Cambia el chip y selecciona.

3. Delimita tus tiempos y crea Bloques de Tiempos. Es decir, no puedes hacerlo todo a la vez y no todo el día puedes disponer de tu tiempo tal y como te gustaría. Hay obligaciones por cumplir y quehaceres ordinarios que no puedes dejar de atender, por ejemplo: ir a buscar a los nenes al cole, darles de comer, poner lavadoras, tenderlas, hacer la compra…. y todas esas cosas ‘de la casa’ que todavía se suponen de obligación femenina.
Como esto es inevitable, (a no ser que tengas un marido estupendísimo como el mío… ^^) vas a tener que aprender a delimitar tus horas de trabajo y crear bloques.
Delimita cuales son estas horas que tienes disponibles y cumple con los horarios. No por muchas horas frente al ordenador vas a rendir más…

4. Una vez delimitados estos bloques de trabajo, aprende a ser realista, es decir, no te pongas 3456 tareas a hacer en un día porque obviamente no las vas a poder realizar y esto te va a frustrar y además te hará sentir incompetente. Nada que ver, se trata de ser realista con las previsiones de trabajo diarias.
Y es más, una vez sepas que horas vas a trabajar, aprende a ser más eficiente –> 5. Todo el mundo tiene horas específicas y diferentes (de persona a persona) en las que resultan ser más productivas. Por ejemplo, yo tengo comprobado que de 9 a 11am, el tiempo me cunde muchísimo más que después de comer, que me entra la ñoña y me da por vaguear por el facebook…
Pues bien, en estos picos de productividad es cuando debes acometer tus más arduas tareas, o mejor dicho, aquellas que conlleven más concentración. Puede ser escribir un post, o hacer fotos a tus productos, o responder mails…
De hecho está demostrado que las primeras horas del día, cuando la cabeza está más descansada cunden hasta tres veces más que las últimas horas de la jornada.
Sácale jugo a cada bloque de tiempo: lo más importante por la mañana, lo menos por la tarde. O como sea en tu caso vaya!!

6. De estos bloques de tiempo/trabajo que has creado, sácales provecho. No sirve de nada delimitar horas de trabajo si luego pasa una mosca y te distrae o te llama tu madre y te tiene tres horas al teléfono contándote chorradas, o tienes el whatsapp que saca humo todo el día… Mientras se trabaja se trabaja, y punto pelota.
Di no a las interrupciones.
Ya se que no puedo darte una orden pero si pudiera… te apagaba el teléfono ya mismito. A cada ‘ding’ de tu móvil, son 10 minutos productivos que pierdes. Y es que re-concentrarse tras una interrupción no es ni tan rápido ni tan sencillo, y conlleva un desgaste personal más importante del que puedes llegar a imaginar.
También algo a tener en cuenta es saber decir ‘no’. Esto me interesa, esto no, y lo que sea que no… no pierdas el tiempo con ello.
Así nomás!!

7. Delega. D-E-L-E-G-A. ¿Sabes la de gente que por querer hacerlo todo ellos mismos, no acaban haciendo nada? Pues la gran mayoría la verdad. Es cierto que cuando un proyecto es personal, o unipersonal mejor dicho, delegar es difícil y suele costar dinero, pero si realmente quieres que tu proyecto salga adelante, no hay otra solución que la de ir externalizando aquellas cosas que tú misma no puedes hacer o que no te da la vida para llevar a cabo.
Busca precios competitivos y déjate asesorar por expertos de cada sector: imagen coporativa, márketing, gestión de contenidos, publicidad…
Esta muy bien ser mujer orquesta, pero hay que saber hasta donde podemos llegar y cuales son nuestros límites. Quien mucho abarca poco aprieta, y eso no lo digo yo, lo dice el refranero español… :)

8. Be water my friend. Es decir, sé flexible y no te martirices si un día no llegas a cumplir con los objetivos que te habías autoimpuesto. La base de la felicidad y el éxito reside en quererse a uno mismo tanto o más que a los que nos rodean o al proyecto que hemos concebido tras muchas horas de esfuerzo y trabajo.
La culpabilidad, el desaliento y la procastrinación son hábitos que pueden desaparecer con una buena metodología de trabajo, pero la inflexibilidad puede convertirse en un enemigo aún peor si no aprendes a controlarlo.
No hay nada más importante en la vida que tu bienestar emocional (si, aunque el mundo se empeñe en hacernos creer lo contrario) y si un día no puedes acabar todas las tareas de esas listas interminables que solemos hacernos en ese estado de euforia energética matutina… pues no pasa nada. En serio, el mundo no se acaba y mañana vuelve a salir el sol. Palabra!

9. Ten una lista de tareas pendientes. Esta es la mejor opción para cuando no has podido cumplir con el punto anterior. Es decir, si un día no te ha dado tiempo a terminar lo que sea… escríbelo. Hazte una listita con todas aquellas cosas no-urgentes que van quedando como poso en la taza del devenir de la vida y ve terminando dichas tareas a medida que vayas pudiendo.
Eso si, no procastines en exceso porque sino, lo no-urgente pasa a súper-urgente-oh-my-god y exprimiendo de nuevo el refranero español… las prisas nunca son buenas.

10. Y por último, cuida tu cuerpito. Tú eres el motor de tu proyecto y tu energía es la gasolina que vas a necesitar para que este motor arranque. Así que además de aprender a gestionar tu tiempo laboral… aprende a cuidar tu tiempo personal.
Porque a veces necesitamos un respiro, porque nuestra fortaleza interior es vital y porque la salud mental es básico e imprescindible para no sólo sobrevivir, sino para VIVIR.
Ah, y combatir el cansancio es posible, aquí te doy unas cuantas triquiñuelas para hacerlo.

Espero y deseo que estos 10 tips te sean de ayuda y te sirvan aunque sea un poquito para mejorar tu gestión del tiempo.

guia_gestion_tiempo_superyuppies