Si por algo se nos conoce a los españoles en todo el mundo, además de por la paella, la sangría y la siesta, es por lo buenos que somos en los deportes…
Tenemos deportistas de élite en muchas modalidades, de esos que ganan medallas y te hacen sentir orgulloso, al menos por un ratito, de ser ciudadano de este bendito país.
Y además tenemos un deporte nacional propio: la envidia.
Porque si en otros campos como la productividad, la tasa de empleo, la corrupción, el fracaso escolar, etc (no enumero la lista mental que me enerva la sangre por no pecar de pesimista) somos de lo peorcito del sur de Europa, en esto no nos gana nadie, ni los alemanes oiga!
De hecho somos campeones olímpicos en esta modalidad y es algo que tiene tanto peso y es tan real como la Ñ que nos distingue.
Partamos del tema de moda en los blogs nacionales: ” la burbuja craft”. Porque la verdad es que este tema está a la orden del día. Yo misma hablé hace un tiempo, y mil bloggeras más así lo han hecho antes y después que yo, cada una con su opinión y punto de vista, cada quien con su que, cada cual con su porqué…
Lo único que me queda claro es que el fenómeno existe, preocupa y ocupa, sobre todo, ocupa.
Pero a mi, lo que me preocupa de verdad, es lo que ‘ocupa’ en nuestras vidas:  La envidia.
El tema de la envidia, sumado al tema yo-te-copio-tu-me-copias, unido a la burbuja craft más el añadido del calor veraniego da como resultado, un cóctel explosivo de proporciones desmesuradas.
Después de leer posts, y más posts y comentarios y más comentarios sobre el tema global que abarca todo esto, llego a la simple conclusión de que los españoles somos, además de envidiosos por naturaleza, muy poco solidarios y muy ombligueros.
Todos nos quejamos que  nos copian, todos nos quejamos de la gente que revienta precios, todos nos quejamos de cualquier cosa, porque otra cosa no, pero a quejicas tampoco nos gana ni Dios.
(amigos argentinos no reirse que la medalla de plata es para ustedes)
Y es que si hilamos en un mismo telar todos estos elementos que acabo de mencionar (sin orden ni concierto, lo reconozco) nos damos cuenta, o por lo menos yo lo hago, de que en vez de trabajar, centrarnos en lo nuestro, tirar pa’lante y esforzarnos por ser los mejores en nuestro campo… nos preocupamos más de criticar, difamar, poner a caldo y desprestigiar tanto al vecino, al colega de rubro o a lo que consideramos nuestra competencia.
Y si, entiendo que de vez en cuando un desahogo lo necesita cualquiera, pero dejémonos de sandeces por favor, dejemos de escribir posts semanales sobre ‘Aix, Menganita me ha copiado’ o ‘Uix, Fulanita se cree una diosa y pone los precios de sus cosas por las nubes’ y centrémonos en nuestros productos y servicios, en hacer de nuestro blog un templo de sabiduría (vale, un poco exagerado) y en dejar de mirar la casa del vecino para cotillear, criticar y destruir.
Basta de envidias, basta de tirar por el suelo lo de los demás, basta de críticas destructivas y  basta de perjudicarnos. Abogo por un ponerse manos a la obra para tender puentes, para crecer juntos y para dejar de darnos empellones y empezar a darnos la mano para seguir avanzando en este camino craftero.
Aluciflipada me dejan comentarios, mails y publicaciones en las que no se deja títere con cabeza, en las que ruedan testas a diario y en las que voces sin voz, se alzan por encima de los demás poniendo a parir al personal.
Es lo que tiene la envidia y el mal hacer.
¿Qué hay burbuja craft? La hay.
¿Qué hay quien copia? Pues si.
¿Qué hay mucho intrusismo? También
Pero sobre todo… hay mucha tontería, mucho estar pendiente de, y mucho tiempo libre.
Si toda esa gente que se dedica a darle a la sin hueso, o a darle al teclado maligno como si no hubiera mañana, dedicara sus esfuerzos a crear algo mejor que lo de los demás… no habría tanta boludez ni tanto egopost contando penas y penurias.
Repito: esta bien desahogarse de vez en cuando, pero está aún mejor, ahorrar energías criticatorias (nuevo palabro) e invertirlas en crecer por nuestro propio esfuerzo, no en base a pisar a nadie.
Y esto lo digo tanto para los ‘grandes’ como para los ‘pequeños’.
Igual que en las campañas de la DGT, pongamos freno a este mal rollo que circula por la red, empecemos a cambiar el chip y comencemos a practicar esa solidaridad de la que tanto nos llenamos la boca pero que pocos ponemos en práctica.
Yo misma soy la primera en querer tender puentes y construir para crecer, no creo hacerle sombra a nadie ni pienso que nadie se sienta perjudicado por mi presencia, es más, hoy doy carpetazo de una vez por todas a este tema que no hace más que hacerme perder el tiempo y por eso y para predicar con el ejemplo, hoy dejo un listado de blogs que se suponen competencia de Superyuppies y cuyas responsables, más que motivo de envidia, son para mi, motivo de elogio e inspiración.
Ole vosotras, y ole yo.
No a la envidia, Si a la colaboración.
(un fin de post muy populista, pero escrito con el corazón)

blogs

1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6

Y tú, ¿Qué opinas de todo esto?