pautas_motivacion_emprendedores

Pues si, aunque muchas personitas se empeñen en creer que no.. puedo asegurar que si, que soy una persona normal, como tú, como tú vecina, como la señora que pasea el perro en el parque de tu barrio todos los días, con una única pequeña diferenciaTrabajo y vivo de lo que me gusta y amo.
Eso me hace sentir bien, me hace querer seguir creciendo y sobre todo, me motiva a diario.
Y es que de eso mismo te quiero hablar hoy, de lo que se necesita para estar motivada y conseguir los propósitos que te has marcado de cara al inicio del nuevo curso.
Además, el lorenzo veraniego ayuda al aumento de la vitamina d, y seguro que eso te tiene mentalmente activa cual olla en ebullición!
Veamos…
Cuantas veces te has dicho a ti misma alguna de estas frases?
– Hasta que no encuentre algo que me motive, no voy a poder ponerme en marcha.
– Es que no encuentro nada que me motive para salir de esta y ser feliz de nuevo!
– me gusta lo que hago, pero cada día me cuesta más motivarme.

La Motivación es fundamental para un crecimiento personal y emocional, y ésta repercute directamente en nuestro crecimiento profesional y por lo tanto económico.
Tan importante es, que suele ser la excusa más usada a la hora de no-hacer lo que sea que teníamos pensado hacer.
Como no estoy motivada mejor no empiezo o como no se motivarme pues seguro que no crezco” o cualquier pensamiento asociado que tenga que ver con el miedo al fracaso, a la vergüenza, a la incertidumbre….

Pues mira, déjame que le dé la vuelta a la tortilla una vez más. Para empezar, basta de excusas, y para continuar, ponte las pilas. (Hombre ya!)
La mayoría de las veces, la motivación acontece y despierta cuando nos ponemos en marcha, cuando comenzamos un proyecto o cuando le damos un nuevo rumbo al que ya tenemos.
Es decir, no esperes a que la motivación para hacer aquello que tienes pensado llegue volando por la ventana cual cigüeña parisina, hazlo al revés, ponte a ello, sumérgete de lleno en tu idea y verás como así, la motivación llega.

Palabrita.

Pero claro, para ponerte manos a la obra en-lo-que-sea, primeramente debes saber en que embolao te quieres meter, es decir, debes encontrar aquel motivo por el que levantarte todos los días, haga frío o calor, haya sol o diluvie a mares.
Si no sabes lo que quieres, lo más probable es que utilices la ‘falta de motivación’ como excusa.

Muy bien, digamos que hemos encontrado nuestro Qué en la vida, perfecto, enhorabuena!
Ahora, entre tú y yo. Mantener la motivación los 365 días al año, 24 horas al día, 7 días a la semana… Es una utopía.
Y si, si, si. Sé que sería más guay decir que soy una emprendedora hiper motivada y que soy súper mega genial, pero pa’que nos vamos a engañar, mantener la motivación cuando tú proyecto ya lleva un tiempo de rodaje a veces se complica…
Sin embargo, hay unas poquitas pautas que pueden servirte, por lo menos conmigo funciona, para como mínimo, no desmotivarte.
Toma nota.

– recúerdate a menudo cual es el objetivo que quieres cumplir, que beneficios te reportará y que cosas buenas estás aprendiendo por el camino.
– Hazte dos listitas. En la primera escribe todas las cosas que has ido consiguiendo hasta el momento y que te han permitido ir haciendo crecer y madurar tu idea.
En la segunda, enumera cuales son las razones por las que has decidido poner en marcha tu proyecto.
(De esta manera no sólo conseguirás mantener tu motivación al día, sino que también aumentarás tu autoestima)
– haz memoria y recuerda en que situaciones te has sentido motivada y porqué.
– dedícate unos minutos a saber que cosas son las que te hacen estar de buen humor y cuales te ponen las pilas y te dan energía. Acto seguido: Practicalas! Para la mayoría de la gente lo que mejor funciona es la música, pero también puede ser el deporte, o disfrutar de un paseo con tus hijos… Que se yo! Cada cual con su qué. :)
– y por último y casi imprescindible: rodéate de gente que te apoye, que crean en ti y que te ayuden a desarrollar tu proyecto, es decir, ten cerquita a amigos y familiares, y a Superyuppies obviamente!! :))

Estoy segura que con estas pocas pautas conseguirás mantener tu motivación a raya, pero déjame que te diga una última cosa más.
La motivación por si misma no lo es todo ni es necesariamente el primer paso para la emprendedoría, tan o más importantes son el esfuerzo, la constancia, el sacrificio y también, el atrevimiento.
Así que ale, a motivarse!

Feliz semana superyuppies! :))