Productividad:  Relación entre la cantidad de productos obtenida por un sistema productivo y los recursos utilizados para obtener dicha producción. También puede ser definida como la relación entre los resultados y el tiempo utilizado para obtenerlos: cuanto menor sea el tiempo que lleve obtener el resultado deseado, más productivo es el sistema. En realidad la productividad debe ser definida como el indicador de eficiencia que relaciona la cantidad de recursos utilizados con la cantidad de producción obtenida.

Perfecta definición verdad? Es lo que tiene consultar la wikipedia…
Aunque también podríamos haberle consultado a un alemán, que vienen siendo ejemplo personificado de lo que representa la productividad.
Sin embargo no quiero hablarte hoy de la productividad en si misma, sino que quiero darte 5 claves para rendir más.
Es decir, hoy vamos a explicar 5 buenos hábitos que debes incorporar a tus rutinas matutinas para ser más productivo en tu día a día.
Así, esas 40, 50 o 60 horas semanales que le dedicas al trabajo… serán realmente útiles!
(Y dejaremos de aparecer en los telediarios como el país menos productivo de toda Europa)

1.  7 minute workout

O lo que vendría siendo lo mismo… Muévete por Dios!! Empezar el día con la práctica de un deporte es realmente beneficioso para nuestro cuerpo y mente.
Los yankis, que son pragmáticos por naturaleza, hace no mucho ”inventaron” una nueva metodología para reducir a 7 minutos diarios la práctica de un deporte.
Está más que comprobado que estas tablas de ejercicios no son la panacea, pero al igual que un paseo matutino (aunque sea para ir a comprar el pan, el periódico o sacar al perro), o unos largos en la piscina o sea cual sea el ejercicio que hagas, ayudan a nuestro organismo a liberar tensiones y reconducir la concentración.
Si te ha picado la curiosidad esto del 7 Minute Workshop aquí te dejo la tabla de ejercicios y si eres un poco friki… esto te va a encantar: esta tabla está también disponible en formato App.
Yo la he probado (conste que es una app de pago 1,79€) y está muy chula la verdad, aunque yo soy más de las de paseo matutino.. :)

2013_5_24_PHOTO-ad83dcb1ec5d383accd698c95290850e-1369399823-44 Captura de pantalla 2014-01-27 a la(s) 07.00.54

2. Desayuna como rey, almuerza como príncipe, cena como mendigo

Seguro que esta frase  te suena. (mi abuela lleva años diciéndomela) Pues además de sonarte debes saber que es cierta, si, aunque tú lo hagas completamente al revés y es que por lo general, al levantarnos con el pito en el c*** pues no prestamos demasiada atención a la ingesta de alimentos matutinos y consideramos que un bollo y un café bien cargado son un buen desayuno.

¿En serio qué eso es lo mejor que puedes ofrecerle a tu cuerpo serrano?
El cuerpo, pero sobre todo la mente, necesitan azúcares naturales para poner en marcha nuestro metabolismo, así que lo ideal no es zamparse un cruasán de buenas a primeras, lo ideal es empezar con fruta y zumos vegetales (cuya fructosa le va de perlas a todo tu organismo) y acompañar más tarde con algo de carbohidratos (ahora si, bollo con café) y aún te digo más, a media mañana te puedes morfar un buen ‘loquesea’ llenito de proteínas que a tu cuerpo le va a sentar de fábula.
Eso si, no sigas este ritmo a lo largo del día porque nos vamos a poner tocinetas…
Simplemente se trata de darle al cuerpo la gasolina adecuada para que de buena mañana, funcione correctamente y tire durante todo el día, para que no se nos apague el motor a media mañana vaya…

???????????????????????????????

3. Fíjate 3 objetivos diarios y cúmplelos

No se trata de hacer la lista de la vida eh… se trata de pensar tres tareas clave (si has leído mi libro de Gestión del Tiempo esto te tiene que sonar a la fuerza) a realizar a lo largo del día. Las jerarquizamos, es decir, las ordenamos por grado de importancia, y nos disponemos a cumplirlas.

Ojo con tu ambición y tu terrible tendencia a calcular mal los tiempos. No vas a poder construir un palacio en un día ni vas a poner en marcha un negocio en media mañana.
Se trata de fijar objetivos asumibles y trazar una estrategia para conseguir llevarlos a cabo. Obviamente no todos los días vas a salir vencedora, algún Fail habrá, pero los días en que lo cumplas (al menos uno) te sentirás todopoderosa! :)

Así pues, una vez fijados los objetivos que quieres conseguir en el día, ordénalos por importancia y céntrate en el primero.
Disecciona mentalmente las subtareas que comportan ese objetivo y ve cumpliéndolas de a mini plazos.
Por ejemplo.

Hoy quiero hacer estas tres cosas: escribir un post para mañana, sacarle fotos al packaging que hice ayer y  terminar el bolso que me han encargado.
Muy bien, que es lo primero que según mi agenda puedo hacer… El post. Si, el post me va a llevar una hora, le calculamos dos para no equivocarnos que ya se sabe que si el teléfono, el mail y la llamada de tu madre preguntándote si vienes a comer.
Vale, luego aprovechando la luz de media mañana haré las fotos. Calculo que tardaré una hora y media, le pongo 2,5h porsiacá, no sea que tenga la batería de la cámara sin cargar o que justo algo pase en mi sesión de shooting.
Como, cumplo el punto 4 que ahora leeré y por la tarde termino el bolso. Seguramente no me lleve más de 10′, pero como la máquina de coser me la tiene jurada… pues le calculo media hora más, no sea que se me rebele y tenga que domesticarla de nuevo.

Perfecto, pues con este monólogo interno tan común, puedes resolver este punto número 3.

brainstroming or teamwork success

4. Siesta, meditación o 5′ de desconexión

Personalmente, uno de los peores momentos del día para seguir con mi actividad rutinaria es sin duda, la hora de la siesta.
Por si no lo sabías, una vez terminas de comer, tu cuerpo se prepara para hacer la digestión. La sangre se concentra en el estómago y por eso te produce una profunda sensación de sueño.
Te cuesta más moverte, hacer lo que sea, incluso pensar!
Pues a este ratito de ‘estado postpandrial’ también le podemos sacar jugo. Tómate unos 15 minutos de desconexión y aprovecha que tu cuerpo está ocupado digiriendo lo engullido para reordenar tu cabecita loca.
Dale un descansito al móvil, apaga el ordenado un ratito y relájate. Veamos, lo que tenías pensado hacer esta mañana… ¿Cómo va? ¿Se va cumpliendo? ¿Vas muy atrasada? ¿Ya está todo hecho?
Si, no, puede ser, ni de coña…. Las respuestas son variopintas. Lo importante sin embargo, es saber reconducir la situación y reajustar la programación del día. Sin más.

Nap time

5. Deja a la mosca pulular en paz!

¿Sabes cuál es el motivo principal de nuestra falta de productividad? Pues además de la desmotivación, es principalmente la pérdida de tiempo. Minutos que dejamos escapar mirando blogs, chequeando el correo cada cinco minutos, siendo engullidas por esos imanes invisibles que se parapetan tras un aparador de una tienda…
Boludeando, que diría mi querido Juanchito.
Así que deja a la mosca que vuele tranquila, no la sigas!! Que es lo mismo que decir… no te distraigas, permanece atenta, organiza tu día y sobre todo… Gestiona tu tiempo, y si no sabes cómo, yo te ayudo a hacerlo! :)

 

Y después de estas 5 claves dime ¿Cumples con alguna de estas rutinas? ¿Tienes algún hábito súper efectivo que te funcione y quieras compartir con nosotras? Dale, deseando estoy de leer tus triquiñuelas productivas!