Welcome again!
Te recuerdo que estás en nuestra sección mensual ”La vida de una pequeña empresa, a tres bandas” que nace del deseo de colaboración de tres mujeres (Oye Deb, Superyuppies y Mamá Quiero Ser Blogger) que tienen una misión en la vida: ayudarte a alcanzar tu sueño de trabajar para ti.

Hoy vamos a hablar de una de las fases más importantes en la vida de cualquier mini empresa: El crecimiento.

Crecimiento

Como si de una planta se tratara, el crecimiento de una mini empresa está directamente relacionado con el aporte nutritivo que ésta reciba.
En el caso de una planta hablamos de abonos, agua y sol, en el caso de tu mini empresita los factores son diferentes aunque con una base en común: la calidad del sustrato.

En su día plantamos la semilla –ideación– le pusimos agüita para que se hidratara y empezara a echar raíces – lanzamiento– y voilà!! Los primeros brotes verdes empiezan a salir (yuhuu!! porque además estos son de verdad, no como los del Gobierno…) y aquí estamos, viendo que es lo mejor para hacer crecer la plantita.
Dejando la comparación de lado… veamos que son esas ‘cosas mágicas y secretas’ que van a afianzar el crecimiento de tu planta, digo empresa ;)

1. BE UNIQUE

Que si, que ya sé que ser ‘única, especial, diferente y súper original’ es el ideal y que de pensarlo a conseguirlo hay un largo camino, pero oye, por la idea se empieza no?
Pues en eso estamos, en conseguir diferenciarnos del resto para no ser una marca-pez más en este océano emprendedoril.

¿Cómo conseguirlo?

Especialízate. No es la primera vez que tratamos este punto y si lo repetimos es porque people, esto es muy importante. 

Ya sea producto o servicio necesitas tu ”loquesea estrella” que te haga destacar por encima de los demás porque como te habrás dado cuenta no eres la única personita que se dedica precisamente a lo mismo que tu haces, así que teniendo en cuenta a tu competencia (pero sin fanatizarse con esto por Dios) analiza
-qué hacen mejor que tu,
-qué podrías ofrecer tu que los demás no dan y
-esfuérzate por conseguirlo.

Pero ser especialista en algo es mucho más que tener un ‘producto estrella’ se trata de que tú misma te conviertas en una estrella.

¿Cómo?
Fórmate. Cuando empezamos vamos a trancas y barrancas y  además de mujeres y hombres orquesta nos convertimos en bomberos expertos, vamos apagando cual fuego que se nos presente peeeeero una vez nuestra mini empresa empieza a crecer y para que lo haga de una forma sostenible, tenemos que dejar la manguera a un lado y comenzar a formarnos en aquellos campos en los que realmente vamos pez.
No te digo en todo porque es inviable e imposible y además no es necesario, pero si es imprescindible adquirir formación en aquellos aspectos que aporten valor al crecimiento de tu mini empresa.
Como por ejemplo y sin ir mas lejos: Estrategias de Marketing y Comunicación.
(puedes clicar en este enlace para leer un post excelente sobre cómo crear tu propio plan de marketing en 5 pasos)

Hay mil aspectos en los que puedes/debes formarte, simplemente escoge aquellos que realmente te generen un interés personal, que consideres útiles y que además ayuden al crecimiento de tu empresa porque aportan conocimiento de valor y te van a permitir gestionar mejor tu propio business.

2. BE NICE

No te estoy diciendo que seas la persona más maja del mundo mundial las 24 horas del día (que oye, tampoco está de más) sino que seas por decirlo de alguna manera ‘atento/cariñoso/cuidadoso’ con tus clientes.
Al principio los clientes te van a llegar con cuentagotas y como ya te adelanto que no vas a tener pasta para invertir en publicidad ni para contratar a un community manager que te gestione las redes ni para casi nada…. Pues lo suyo es que cuides más que a otra cosa en el mundo, a tus primeros clientes.

El boca-oreja es la estrategia de marketing más vieja del mundo, pero no por ello deja de ser la más efectiva.
¿De quien te vas a fiar más, de un anuncio en Google o de la opinión de tu madre/vecina/mejor amiga?
A mi por ejemplo, me vale más una sola recomendación de alguien que conozco que mil anuncios de neón en Adwords.
Y tu y yo no somos tan diferentes… :))

¿Y cómo se es ‘nice’?
Cuidando a tu público. Si comentan en tu blog, respondes. Si te escriben un mail, contestas, si se comunican contigo en las redes sociales interactúas…. Es decir, te involucras con tu comunidad, los tienes en cuenta, los quieres y los mimas.
Dicho en argot marketiniano… Escucha a tus clientes, mejora tu servicio y haz que tu atención sea lo más personalizada posible.

3. SUEÑA A LO GRANDE

Vale, tu empresita no son más que cuatro brotes verdes (de momento), todavía no tienes unas raíces profundas ni te has convertido en árbol, aún eres planta.
Bueno… poco a poco, paso a paso, sin prisa pero sin pausa y sobre todo sin techo. Es decir, estás creciendo, te estás desarrollando y eso es ideal, es lo que tiene que ser así que no te autolimites ni te pongas un tope, sueña a lo grande, sin fliparte de más pero sin echarte de menos.
En este momento todo tu potencial está por desarrollarse así que no pienses hasta donde puedes llegar sino que simplemente sigue en la senda. Los resultados serán fruto del tiempo y el esfuerzo invertido.

¿Cómo se hace esto?
– Sobre todo, sin miedo. Lo peor que le puede pasar a tu mini empresa es que tu, el Gran Jefe Gran, entres en ataque de pánico y te quedes estancada porque el miedo al fracaso te paralice y prefieras quedarte en esa fase inicial porque al mirar al horizonte no lo ves 100% claro.
Te entiendo. En este mundo no hay certeza que valga y ya te digo yo que lo que hoy es negro carbón, mañana es gris humo y pasado blanco nuclear.
Así que… NO HAY MIEDO.

-En segundo lugar y superado este gran obstáculo personal hay que estar al día baby. Disponte al cambio, a la innovación, a introducir mejoras constantemente en todas partes. Lo más importante es no creer que ya está todo hecho y esperar de brazos cruzados, nada que ver y todo lo contrario!
Analiza la interacción con tu público, ten en cuenta su crítica y opinión y aplica esta info para mejorar constantemente el rendimiento y calidad de tu mini empresita.
Sólo así serás capaz de ir introduciendo mejoras que satisfagan las necesidades de tus clientes.

Busca el crecimiento constante.
¿Cómo?
Sabes eso de que en la unión está la fuerza? Pues eso.
Según sea la tipología de tu negocio encontrarás unas u otras opciones pero la base común de todas ellas es la colaboración con aliados estratégicos. Únete a comunidades en las que puedas encontrar colegas de rubro  con los que compartir ideas, opiniones… Apoya a otras personitas que como tu, estén en fase de hacer crecer su negocio. El ”Hoy por ti mañana por mi” funciona y más allá del ámbito empresarial, te hace sentir bien como persona.

Para terminar la entrada de hoy, creo que lo mejor es hacer un pequeño resumen de los 3 puntos clave para hacer crecer una pequeña empresa:

1. Especializarse y profesionalizarse para ser una empresa con personalidad propia.
2. Tener mucha cura de tus clientes y de la comunidad que estás creando alrededor de tu negocio
3. Superar el miedo hacia el futuro incierto y mejorar constantemente para ofrecer cada día un mejor servicio.

Una vez todo esto esté en marcha, hablaremos de cómo madurar tu negocio para que sea fructífero, pero eso será en el próximo post de Vida de una pequeña empresa: a 3 bandas.

Hasta entonces, si tienes dudas o si quieres compartir con nosotras algún método de crecimiento… te agradecería que nos lo escribieras en forma de comentario. :))

Y por último te recuerdo que esta entrada forma parte de una visión triangular.
Puedes leer los otros dos vértices aquí:
MQSB
Oyedeb