como-escribir-post-marketing-contenidos

Mil veces habrás oído que ‘el contenido es el rey’ pero pocas veces te habrán explicado cómo se genera y estructura ese contenido.
Esta mini guía que hoy te ofrezco no es la solución a todos tus males pero si que te servirá para aprender la base común que comparten todos los blogs cuyos artículos son considerados de calidad.
Yo en estos dos años y pico de andadura con Superyuppies he escrito un montón de posts. Regulares, buenos, geniales y también malos malísimos! Porque la verdad es que nadie nace sabiendo y por el camino de la vida vamos aprendiendo, así que de a poco y a base de ensayo-error he ido desarrollando un estilo propio y peculiar el cual he ido redefiniendo y modelando a base de formación complementaria.

Por eso hoy te doy las claves para escribir un post de calidad, con buen contenido y mejor estructura.
Concéntrate (vuelvo a las andadas con mis posts kilométricos) toma papel y lápiz y prepárate para una clase de las buenas –y de gratis-.

5 pasos para escribir el post perfecto.

 

1. El horror a la hoja en blanco.

 

Estoy segura de que el primer error que cometes es el de parapetarte frente a tu ordenador con el fin de escribir así a bocajarro el que será el post del día. Meeeec!
De toda la vida de Dios uno se ha enfrentado a la hoja en blanco, pero a la de papel!! No a un documento de Word o a la de la interfaz de tu blog. Un folio en blanco es dinámico, puedes escribir, tachar, subrayar, poner una flecha para arriba, otra para abajo…
La tecnología es ideal, pero las cosas hay que hacerlas con cariño y de forma artesanal. (aunque esto no deja de ser una elección muy personal)
Te decía: el horror a la hoja en blanco.
Tienes que escribir pero no sabes de qué o no tienes muy claro cómo desarrollar el contenido ideal para tu idea. Esa idea genial que pulula por tu mente…
¿Cómo proceder?
Sin duda el primer paso es… Brainstorming. Pero no para elegir el título –este es el segundo error más común, escribir el título antes de escribir el post- sino para empezar a escribir aquellas palabras que te vienen a la mente con la idea de post que quieres escribir. Palabras, frases, locuciones, incluso te pueden salir pequeños párrafos… Un sinfín de letras que así a simple vista no poseen mucho sentido, pero que poco a poco servirán para empezar a darle forma a tu texto.
Cuando tengas unas 20-30, selecciona aquellas que pueden convertirse en palabras clave* keywords y déjalas ahí, subrayadas o coloreadas o como quieras, pero que sean visibles.

*Tip: no todos tenemos una capacidad innata para el brainstorming así que puedes ayudarte con algunas herramientas tipo ubersuggest para encontrar palabras ‘clave’

2.El Borrador.

 

Perfecto, tenemos las palabras claves más o menos seleccionadas, intentemos ahora definir el guión de lo que será tu post.

¿Qué es lo que quieres decir?
¿Qué quieres explicar?
¿Cuál será la temática de ese post en concreto?

En eso consiste este segundo paso: Escribe, redacta, garabatea, sin miedo y sin censura, luego ya rectificaremos… al fin y al cabo se trata de un borrador!
Ahora simplemente escribe todo aquello que quieras transmitir, que no deja de ser conocimiento que llevas dentro y debe salir.
Al terminar este proceso te encontrarás con un texto desordenado, lleno de repeticiones, de frases que no acaban de tener mucho sentido…
Es hora de releer. Lee tu texto de arriba abajo y de abajo arriba y marca aquellas frases importantes y que sirvan de guía.  En este punto tenemos que crear un hilo conductor.
Esas frases que has escogido como importantes, como guía, te servirán para reordenar el texto y para comenzar a darle forma a la estructura que éste debe tener.

3. Definiendo el texto.

 

Es hora de darle cuerpo a ese borrador. ¿Cómo hacerlo? La verdad es que esta es una de las partes más delicadas.
Tienes tus frases importantes seleccionadas así que jerarquicémoslas, tanto por importancia como por sentido común. La importancia se define por el valor del contenido que estás aportando, lo más notorio, arriba, al principio puesto que muchas veces el lector no le va a dedicar más que 4 líneas a tu post, si lo primero que le dices ya no le interesa… no te va a seguir leyendo.
Determina este orden por párrafos y crea un máximo de 5, puedes numerarlos o no, pero es imprescindible que establezcas un orden basado en un criterio de importancia y sentido común.
Relee el texto de nuevo. ¿Verdad que ahora tiene más sentido?
Pasemos pues a editarlo. Para ello vuelve a tu listado de palabras clave y fíjate si las has incluido a lo largo de tu texto. Si tu ejercicio tienen un mínimo de coherencia, muchas de ellas las encontrarás desperdigadas a lo largo del escrito, así que ahora cerciórate de que están bien repartidas.
Esto significa que no deben estar concentradas en un solo párrafo sino que las keywords deben estar distribuidas estratégicamente en los diferentes parágrafos que hayas redactado. (haciendo especial hincapié en el primer párrafo).
Tampoco trates de meterlas con calzador, por lógica, si estás tratando sobre el MAR por poner un ejemplo, lo más natural es que palabras como OLA/ESPUMA/SAL/BRISA/ARENA, etc… aparezcan situadas a lo largo del texto.
Pero eso no es suficiente porque ahora debemos empezar a pensar en don Google y su manía de leer las palabras en negrita (si, ”por norma general”, los espías googlelianos tienden a considerar palabras clave aquellas que han sido resaltadas como <strong>) así que procura que quede claro cuales son.
Unas líneas más arriba he escrito ‘estratégicamente’ y es que hay sitios y sitios en un mismo texto que le darán una importancia u otra a dichas keywords.
Así que ha llegado el momento de incluir esas palabras clave en los subtítulos internos del post.
Esto debe resultarte bastante simple.
Tienes las keywords, tienes los párrafos, se trata ahora de escribir un subtítulo que recoja la información que estás desarrollando en esas pocas líneas de texto. (uno por párrafo claro está!)
Concíbelo como si de un titular de prensa se tratara: dilo todo en pocas palabras.
Voilà, casi estamos!
Ahora te toca releer todo de nuevo y ver si finalmente tu texto tiene un sentido pleno, si se entiende y si ese mensaje que un par de horas antes tenías en mente ha quedado plasmado en el post que acabas de redactar.
Si es así, ole por ti, sino, no te preocupes, el truco está en releerse continuamente hasta que ninguna nota chirrie en nuestros oídos, hasta que tras leerlo de un tirón puedas exhalar un ‘Ahora si!’
Una vez has llegado a este punto, puedes pasar al penúltimo paso.

4. Boniteando que es gerundio.

 

Ya tienes definido el contenido, lo has estructurado y trabajado de forma y manera que has incluido palabras clave, has redactado unos subtítulos acordes a los párrafos redactados…
Boniteemos. Es decir, toca añadir como mínimo una imagen y es que aunque parezca mentira y a pesar de que la media de edad de lectores de blogs ronda los 35 años, cuando vemos un texto sin imágenes nos ocurre como a los niños de la escuela cuando les dan El Quijote por primera vez: un tocho de letras sin dibujitos. O sea, ¡Un horror!
No se trata de meterle al texto imágenes a troche y moche y sin ton ni son, nada que ver, tu misión es buscar una imagen –como mínimo- que ilustre el contenido del post.
Yo por norma general suelo utilizar una imagen de cabecera y dependiendo del contenido, añado alguna más entre párrafo y párrafo.
Te ayuda a quitarle peso visual al texto y  crear un efecto óptico que facilita la digestión del contenido.
Y sino, imagínate este post sin una sola imagen… :))
Ten en cuenta que la imagen más importante sin duda es aquella que utilizarás para posteriormente compartir tu flamante –y curradísimo- post en redes sociales.
Puedes crearla tu, puedes pedirla prestada de Pinterest o puedes comprarla en algún banco de imágenes tipo Shutterstock o 123RF o similares.
Cuando todo esto esté colocadito en su sitio… léete de nuevo pero esta vez intenta asociar el contenido que has escrito con otro que hayas generado anteriormente. Seguro que hay palabras que puedes vincular a posts antiguos y obviamente habrá palabras o frases que puedas relacionar a páginas externas.
Si, lo has adivinado, vamos a insertar enlaces. Internos y externos. No hay que poner ni mil de uno ni ciento de otros, de hecho, hay posts que te pedirán hacerlo y otros en los que llevar a cabo esta práctica te resultará imposible.
No fuerces, lo importante es crear links inteligentes, no ir metiendo enlaces porque si y sin criterio alguno.*
Lo ideal es incluir entre 2-3 links internos y 1-2 externos.
Vamos al último paso.

*TIP: Permite que los links internos se abran dentro de la misma página y haz lo contrario con los externos. Lo que te interesa es que la gente se quede en tu blog, no que se vayan… ;)

5. La guinda del pastel.


Ánimo que queda nada y menos. Ya lo tienes casi todo, sólo te falta un título.
¿Sólo? Aix si yo os contara la de posts  buenos que me he cargado por ponerle un título horrible…

El título de tu post es lo que hará de buenas a primeras que el lector que pulula por la red se interese por tu artículo o pase de él como si fuera invisible.
Es la diferencia entre el estrellato y el estrellarse.
Así que estrújate el cerebro para crear un título que resuma y defina su contenido pero que a la vez, sea llamativo y no suene a ‘uno más’.

Te voy a dar un ejemplo: ¿Tu sabes la cantidad de posts que hay publicados acerca de medidas de imágenes para redes sociales? ¡Cientos! (te lo digo porque en su día lo busqué) Así que cuando hace unas semanas decidí escribir un post sobre el tema, tuve que darle a la manivela para currarme un título y finalmente tras mucho exprimir la neurona vino a mi mente esto… ‘’Porque el tamaño si importa!’’
Y como a morbosetes no nos gana nadie… pues coló! (dejando de lado que además me esforcé en que el contenido fuera de calidad, of course)
Hay posts que te permiten estos juegos y otros en los que es mejor directamente decir de que va, como éste: 5 pasos para escribir el post perfecto.
Sin más, ¿Para qué vamos a marear la perdiz, no?
Ten en cuenta algo más: todos los posts tienen un doble subtítulo, es decir, está el titular para el lector y el título para Google, que no tienen porqué ser el mismo.
Me explico: Tu puedes escribir un título con gancho pero que a Don Google no le llame la más mínima atención, pero sabiendo que puedes editar el enlace permanente de tu post, puedes jugar con el enlace para Google de forma y manera que incluyas ahí las palabras clave que quieras que los espías googlelianos lean.
Te lo muestro con un ejemplo.
Siguiendo con ‘Porque el tamaño si importa’, Este es el título para ti lector de Superyuppies, pero para Google el enlace es este otro: http://superyuppies.com/2014/03/27/tamano-medidas-redes-sociales/
¿Entiendes ahora la diferencia?
Pues que no se te olvide porque es de vital importancia!!

Genial, pues ya tenemos el post redactado con sus párrafos, sus subtítulos, palabras clave, imágenes, tenemos un título para el lector y otro para Don Google… nos falta una última cosa: un cierre como Dios manda.
O lo que por la red se llama un ‘’call to action’’.
No puedes dedicarte 4 horas a escribir un post y cerrarlo así nomás. ¿O es que acaso no recuerdas lo que te decían en la escuela? Introducción, nudo y desenlace.
Pues lo mismo. Lo ideal es terminar o bien con una frase que resuma y cierre el círculo o con una llamada a la acción.
Esta llamada no es dejar tu número de teléfono para que te inviten a un café, sino incitar a la interacción con tu lector.
Puede ser una pregunta o una invitación a dejar su opinión sobre el tema…
Yo lo hago muy a menudo -puedes fijarte en cualquiera de mis post- y resulta efectivo.  Call to action o no, lo que al fin y al cabo se busca es cerrar el texto con sentido y determinación. Que no parezca que te has esfumado a otro mundo sino que has escrito tu punto y final, una especie de sanseacabó!

Como ves, escribir el post perfecto no es tarea sencilla, por algo hay posts y posts porque aunque tu no lo veas, los posts trabajados no surgen de la nada, no son pura inspiración divina, no hay enanitos zapateros que los hagan mientras duermes.
Se trata de un ejercicio intelectual de grado medio en el que hay que implicarse, dedicarle esfuerzo, ganas, mucho amor y horas, si si, horas! Como mínimo una o dos.

Así que vamos a dar por finalizado este post con esta infografía resumen que puedes descargarte clicando AQUÍ para guardarla en tu escritorio y tenerla siempre presente.

como_escribir_un_post_perfecto

Quedaría por explicar qué hacer tras la publicación de un post perfecto, pero eso mejor lo dejamos para otro día que con esta parrafada, creo que habrás tenido suficiente por hoy. Aunque si quieres seguir, aquí te dejo las
10 cosas que deberías hacer tras escribir un post

¿Y tú, cómo escribes tus posts?