Pautas para hacer crecer una pequeña empresa

Penúltimo post de la serie ”a 3 bandas”. Hemos hablado de la ideación, lanzamiento y crecimiento en la vida de una pequeña empresa, ahora llega la etapa de la Maduración.
La maduración en la vida de una pequeña empresa nos remite a ese momento en el que por fin y de una vez por todas, vamos a vivir de nuestro negocio. Siguiendo con el símil de la planta que a mi tanto me gusta, podríamos decir que..

Para que esto ocurra hemos asentado bien bien las bases en la fase de crecimiento y hemos sudado por unos meses, la gota gorda.
Te resumo de nuevo esas bases aquí mismo en tres útiles puntos:

1. Especializarse y profesionalizarse para ser una empresa con personalidad propia.
2. Tener mucha cura de tus clientes y de la comunidad que estás creando alrededor de tu negocio
3. Superar el miedo hacia el futuro incierto y mejorar constantemente para ofrecer cada día un mejor servicio.

Genial, pues una vez nuestro modelo de negocio está asentado, veamos que pasos seguir para consolidarlo.

1. Visualiza tu propio universo.

Se trata de ver un poco más allá. Ver donde estamos y a dónde queremos llegar. Cifras, números, datos, total.. soñar no cuesta nada! Pero no te digo que te flipes sino que de una manera realista y sabiendo tu situación actual, visualiza donde quieres que tu empresa esté en un año vista.
Por ejemplo, ahora tienes 1000 suscriptores al blog pero tu tasa de conversión de lector a cliente es baja. No pasa nada: este puede ser uno de tus próximos objetivos.
Otro podría ser aumentar el número de seguidores en tus redes sociales con el fin de llamar la intención de posibles anunciantes que inviertan en tu plataforma, web o tienda online.
Lo importante de este primer punto es determinar a dónde quieres que tu empresa llegue, una vez lo decidas, podrás ponerte manos a la obra para llevarlo a cabo.

2. Planifica tu carambola espacial

Ya sabes donde quieres ir y hasta donde quieres llegar (en el próximo año eh, no para el resto de tu vida) así que ahora hay que poner de nuevo hilo en la aguja para empezar a enhebrar las costuras de tu traje de astronauta espacial.
Ya te he hablado muchas veces de como planificar un proyecto, de hecho, en la Súper Guía de Gestión del Tiempo no te hablo sólo de tiempo sino de cómo desarrollar un proyecto sin perder el tiempo.
Lo ideal es que desgranes esa visualización a largo plazo en diferentes períodos y etapas y vayas asumiendo metas a corto plazo puesto que con la consecución de estos pequeños objetivos llegarás al objetivo final.
Planificar es de vital importancia porque poniendo fechas límites, verás que todo cobra más sentido al trasladarlo sobre un calendario. Las cosas no se hacen todas juntas a la vez y de golpe, que luego nos entran los nervios, la ansiedad y el estrés desmesurado.
De a poco, con paciencia y con buena letra, ya sabes lo que dicen… las cosas de palacio van despacio… :)

3. Crea un súper equipo y delega trabajo

De toda esa lista de cosas que has visualizado y has planificado hacer en este próximo año dime ¿Cuántas vas a poder llevar a cabo con tus dos manitas?
Porque por muy mujer/hombre orquesta que seas, si hay algo que es para todo el mundo igual es el tiempo. Tu día tiene 24 horas igual que el de los demás, así que por mucho que trabajes, por muchas horas que dejes de dormir, por mucho esfuerzo y ganas que le pongas…. Llegará el día en que explotarás, no darás más de ti, te pillará un jamacuco y tu proyecto, este que ya te está dando frutos… se parará en seco. Como si de una granizada en tiempo de cosecha se tratara. (de esas en las que los payeses claman al cielo porque se les ha jodido la temporada)
Pues lo mismo con tu cabeza y cuernito. Pero ya no es sólo porque llegará un punto en el que no podrás más sino porque para que el negocio sea sostenible, necesitas ayuda.
Déjate ayudar.
Aunque ahora no lo veas así, a pesar de que en estos momentos creas que no hay pasta para pagarle a otro… es la única manera de hacer madurar a tu negocio. Delegar.
Porque si trabajas en equipo es para delegar, para que otras personas especializadas hagan súper bien esa parte en la que tu flojeas, que te ayuden a ganar tiempo y efectividad.

4. Invierte en publicidad que te haga llegar hasta el infinito y más allá.

Es hora de empezar a invertir en darte a conocer. Hasta ahora lo hacías para modelar tu empresa, para ponerla bonita, para que se viera profesional, ahora que ya eres de ”tamaño medio” hay que dar un paso más.
Tienes claros tus objetivos, sabes a donde quieres llegar, cuentas con un equipo de trabajo que te va a ayudar a conseguirlo… Pues ahora toca volar. Volar para que te vean, te conozcan y contraten tus servicios o compren tus productos y a no ser que tu empresa sea una súper estrella en el espacio infinito.. te va a costar brillar.
Imagina que internet es el espacio, tu empresa una estrellita y don Google es San Pedro, que te abre las puertas del cielo o te envía de cabeza a los infiernos.
¿Verdad que pagando San Pedro canta?  Pues en esas estamos, toca amoquinar.
Busca qué portales podrían darte visibilidad, pero por Dios, no te publicites en el ”lugar de moda” sino en aquellos espacios que tengan buena visibilidad y donde además tu empresa encaje.
Si te dedicas a la moda pues no te vas a publicitar en un portal de inmobiliaria. Que si, tiene mogollón de visitas, pero es que el público que navega por esa página, pues están interesados en buscar un piso, una casa, pero no un vestido para salir a pasear… ¿Me explico?
Y si no sabes cual es tu público potencial… Yo te lo explico aquí mismo.

5. Mima a tus YA clientes.

Hemos dicho al principio que uno de nuestros objetivos principales es generar más ingresos a través de la venta de nuestros productos o servicios, queremos conseguir más clientes, a toda costa, clientes que se dejen la pasta en nuestra página y no en la de los demás.
Perfecto, la meta es incontestable peeeeero hay algo que no debes olvidar: Tu ya tienes clientes, porque sino no estarías en esta fase, sino en la anterior, en la de crecimiento y no es así. Tu ya estás en medio del baile así que te toca bailar.
Los clientes que vendrán bienvenidos sean pero hasta entonces no te olvides de los que ya están. Son ellos los que te han permitido crecer, los que han hecho que tu sueño sea una realidad, los que han confiado en ti cuando todavía eras un ”don nadie” y esto de alguna manera hay que compensarlo.
Yo esto con las joyas lo tenía súper claro, pero en el mundo online me costó un poquito más de integrar. Ahora lo tengo claro clarísimo y si eres suscriptor de este blog habrás notado el cambio que he empezado a marcar.
Mis clientes y mis lectores son quienes me permiten estar aquí, llevar la vida que algún día soñé vivir y es gracias a ellos que Superyuppies sigue creciendo.
No hay nada mejor que un cliente satisfecho, una recomendación boca-oreja, una recomendación de un amigo que haya contado contigo y eso sólo se consigue trascendiendo la pura venta. Hay que ir más allá.
Así que ya sabes, mima a tus ya clientes porque se lo merecen.

Y con esto daríamos por concluido el post de hoy, sólo me faltaría añadir las dos entradas que completan este post poque ya sabes que esta sección que nace del deseo de colaboración de tres mujeres (Oye Deb, Superyuppies y Mamá Quiero Ser Blogger) que tienen una misión en la vida: ayudarte a alcanzar tu sueño de trabajar para ti.

Maduración vista por MQSB

Maduración vista por OyeDeb

 

Dudas, sugerencias y opiniones… Bienvenidas sean!