post_packaging_corporativo

En este post no voy a contarte qué significa la palabra packaging y cuan importante es para revalorizar nuestro producto y marcar diferencias con la competencia. Y no es porque quiera saltarme el primer paso sino porque Èlia ya lo explicó en este completísimo post y no vamos a repetir contenido.
Así que hoy vamos a hablar sobre cómo potenciar nuestra marca a través de un packaging corporativo que además de emocionarnos sea bueno y bonito y por lo tanto nos ayude a vender más. (lo de barato no podemos usarlo aquí porque el packaging no es ni caro ni barato, es una INVERSIÓN).

Antes de ponernos manos a la obra con el tema del packaging, me gustaría pararme un segundo para hablarte de la marca como valor activo de una empresa. Aunque parezca que estoy cambiando radicalmente de tema no es así. Un packaging sin marca es como un pastel de cumpleaños sin velas. Y ahora entenderás por qué…
Sé que muchos de los que estáis leyendo este post tenéis un bonito proyecto ya en marcha o estáis a punto de lanzar vuestra mini-empresa, y esto conlleva la creación de una marca ¿Verdad? ¡Ojo, os recuerdo que una marca no es lo mismo que un logotipo!

Pongo un ejemplo fácil para que todos lo entendamos. Cuando construimos una casa hay una parte visible y otra invisible. La parte intangible son los cimientos sobre los que se sostiene el edificio y son una parte fundamental para que la casa se mantenga en pie. ¡Estaría bueno construirla y que a los dos días se derrumbase! Por ello, la base que no vemos es lo que soporta un edificio fuerte que nos durará muuuuchos años, de vez en cuando hay que hacer reformas pero la estructura no cambiará.

Con la marca pasa lo mismo, el logotipo es la parte que vemos pero si no tenemos unos cimientos sólidos no funcionará. El resultado de la parte tangible más la intangible es lo que conocemos como marca.

El edificio es el logotipo y los cimientos son los atributos y valores de la marca, no se ven pero son los encargados de que nuestra marca hable “un idioma u otro”, es decir, estos son los apoderados para que nuestra marca emocione.

Sin duda, una cosa es lo que vemos y otra cosa es lo que sentimos. Un packaging con un logotipo es lo que yo defino como REALIDAD, es decir, es aquello que vemos pero… ¿Realmente llegamos a comprar un producto solo porque nuestros ojos dicen “esto es lo que estás buscando”? ¡Pues no! Elegimos un producto porque él en sí mismo o el envoltorio nos habla, esto así puede parecer casi una locura pero cuando digo “nos habla” por supuesto no es literal, me refiero a las emociones que nos trasmite.

¿Realidad o percepción? No es lo que eres, si no lo que el público percibe sobre ti. Precisamente los clientes lo primero que ven es un envoltorio con una marca, pero tenemos que trabajar en las percepciones que ese packaging puede provocar, no vale con elegir una caja y colocar la marca, nos tiene que emocionar.

No sé si serás experto en vinos, yo no lo soy, y cuando voy a comprar vino como no conozco el producto final me guío por el diseño de la botella o de la caja, es decir, por el packaging.  Si no sabemos cómo es el producto, las emociones que nos trasmita serán las que nos impulse a tomar la decisión de cuál compramos. Tenemos que grabarnos en nuestra cabeza que la marca es una fuente de valor para el consumidor.

¿Vale cualquier diseño?
¿Es suficiente con poner nuestro logotipo?
La respuesta es NO.
Sin duda, el logo debe aparecer pero hay que darle un valor añadido al envoltorio.

¿Cómo convierto un envoltorio en un packaging corporativo que emocione?

 

#1. El packaging es el propio escaparate del producto:

El packaging es la mayor manifestación de la marca en el punto de venta, ya sea una tienda física u online. Debemos tener un packaging lo más ATRACTIVO posible porque será una garantía de éxito que se traducirá en incremento de ventas.

#2. Respeta la identidad corporativa de tu marca:

El packaging deberá respetar las líneas básicas de tu identidad. ¿Y qué quiere decir esto? Si tu marca tiene una paleta de colores definida por el color verde, gris y rosa tenemos que buscar productos para envolver que tengan estos colores. ¿Tendría sentido envolverlo con papel amarillo? Obviamente no.

Si dentro de tus atributos aparecen las palabras: ecológico, sostenible, hecho a mano… una opción puede ser comprar productos craft para envolverlo. Si por ejemplo dentro de tus atributos está la palabra reciclado, pues podemos envolver nuestro producto en hojas de periódico y ponerle una pequeña cuerda haciendo un lazo.

Tenemos que ser coherentes con la marca… Si vendemos productos de manualidades creo que envolver en terciopelo no tendría mucho sentido, no?

#3. Pon tu logotipo y slogan:

El packaging tiene que tener personalidad propia pero no podemos olvidarnos que la marca tiene que tener un lugar muy destacado. Podemos hacer un packaging súper chulo pero si no aparece nuestra firma, ¿Quién se acordará después que fuimos nosotros los que entregamos ese producto tan bonito?
¿Cuántas veces has guardado una bolsa o una caja porque te han parecido preciosas y te ha dado pena tirarlas? ¡Voilà!
Es así que estamos induciendo a los consumidores a que guarden nuestro packaging y que nuestra marca permanezca a lo largo del tiempo en su hogar.

#4. Dale unidad a todos tus productos:

Este punto es requetefundamental.

Si tienes varios productos debes desarrollar un diseño y elegir materiales simultáneamente. Todos tus productos deben de tener una línea de packaging similar, tan solo cambiará la forma dependiendo del producto, pero las líneas maestras las debemos respetar.
¿Crees que sería positivo que cada producto estuviese envuelto con un material diferente?
Hay una frase que se utiliza mucho en el mundo del Marketing y es “todo tiene que respirar lo mismo”, esto quiere decir que todo lo que hagamos tiene que tener el mismo estilo.

#5. Ve más allá:

Ya sabemos que el packaging es una herramienta para nuestra marca, que sirve para revalorizar el producto, para que esté protegido durante un envío, para diferenciarnos de la competencia… Hasta aquí es lo que hace todo el mundo, ahora tenemos que dar un paso más…
¿Qué te parece si le ponemos un mensaje? ¿Si la caja tiene una forma divertida? ¿Si es reutilizable?
Ese valor añadido será lo que haga que nuestro packaging EMOCIONE.
Además, el packaging debe ayudar a entender el producto que compramos. Si es una caja podemos destacar a nivel de textos las características principales de nuestro producto y sus funcionalidades.

Y ahora muchos os preguntaréis…

¿Dónde conseguir un packaging bueno, bonito y que se pueda personalizar? 

 

 

En Superyuppies siempre nos gusta presentarte empresas que te aporten soluciones. Por ello, hoy quiero hablarte de Selfpackaging. (una empresa amiga y que además nos patrocina) Seguramente la mayoría ya los conocéis, pero nunca está demás poner en valor a los mini-empresarios que han desarrollado su negocio pensando en mini-empresarios. ¿Mola verdad?

El problema con el que un mini-emprendedor se podría encontrar a la hora de buscar empresas para producir packaging son las dichosas unidades. Olvídate que te produzcan 50 o 100 cajas… la mayoría de empresas que se dedican a esto sólo aceptan cifran de 4 dígitos.

Sí, sí… pero esto era antes de conocer a Selfpackaging porque ellos sí que nos dejan pedir las unidades que realmente necesitamos ;)

Además, tienen un montón de referencias para todo tipo de productos y podéis elegir entre diferentes colores, así podréis desarrollar una línea de packaging acorde a vuestra identidad corporativa. Y tienen la opción de poder incluir etiquetas personalizadas… ¿Y qué quiero decir todo esto?
Pues que con Selfpackaging podemos “ir más allá” y convertir nuestro packaging en un envoltorio con personalidad, que trasmita los valores de nuestra marca y que nos emocione.

¿Así de fácil? Palabrita, así de fácil.

Con Selfpackaging tienes al alcance de tu mano el tener un packaging corporativo acorde a vuestras necesidades: bonito, con una amplia gama de colores, con tu propio logotipo o añadiéndole un mensaje y donde además podrás encontrar una línea maestra para todos tus productos. ¿Se puede pedir más señores?
Y como en el post de hoy también queremos que os sirva de inspiración…pues te vamos a mostrar algunos ejemplos de packaging hecho con cajitas de esta misma empresa. Yo siempre digo que una imagen vale más que mil palabras…

Así que aquí van! :)

Para fotógrafos que tienen que entregar copias del reportaje realizado.

packaging fotografia_ superyuppies

Packaging para joyas, piezas de bisutería y complementos

packaging joyería, bisutería y complementos_ superyuppies

Packaging para prendas de ropa

packaging ropa/moda_ superyuppies

Packaging para repostería, pastelería y alimentación

packaging repostería_ superyuppies

Packaging papelería

packaging papelería y regalos_ superyuppies

packaging papelería_ superyuppies

Packaging para libros

packaging libros_ superyuppies

Espero que este post os haya ayudado mucho muchísimo!
Pero si hay algo que nos hayamos dejado atrás podéis dejarnos vuestros comentarios o dudas.
Estaremos encantadísimas de contestaros y saber qué os ha parecido el post de hoy.