post_naming

Desde que nacemos todos tenemos un nombre, es nuestra marca personal, nuestro signo de identidad y se trata de una palabra que cuando la gente la pronuncia rápidamente todos mirados. ¡Cuánta fuerza tiene un nombre!

Investigamos sobre su origen, buscamos en el gran libro de los nombres y preguntamos por qué lo eligieron para nosotros. Si le ponemos tanto empeño a conocernos a nosotros mismos… ¡Cómo no vamos a dedicarle tiempo a elegir el nombre de nuestra empresa o blog!

Parece una tarea fácil, al fin y al cabo se trata de elegir solo un nombre ¿no? Pero cuando nos ponemos manos a la obra con nuestro proyecto y nos surge la pregunta: ¿Qué nombre le ponemos? Ufff! Aquí empieza la cuesta arriba, para muchos un calvario, un ir y venir de ideas pero… ¿Cómo elegimos el nombre perfecto para nuestra empresa?

Un buen naming debe ser…

#1. ÚNICO

¿Os imagináis estar 3 meses pensando en un nombre y que cuando lo elijáis os deis cuenta que ya está usado por otra empresa? El primer consejo que os doy es cuando tengáis un nombre lo introduzcáis en Google para ver qué referencias salen, así os podréis hacer una idea rápida de cómo se está usando ese término.

Si ya está usado… ¡Vuelta a empezar! Nunca os quedéis con un nombre que se esté utilizando, puede que esté registrado y os encontréis con un conflicto legal.

#2. CORTO Y FÁCIL DE PRONUNCIAR

Supercalifrasgilisticoespialidoso. Hemos tardado años en aprendernos esta palabra tan famosa (y muchos de nosotros aún no somos capaces de repetirla correctamente)… Aquí no hay fórmulas mágicas, el sentido común nos dice que cuánto más corto y más fácil de pronunciar sea nuestro nombre más fácil de recordar será.

#3. ATRACTIVO

Sería casi imposible ponernos todos los que seguimos a Superyuppies de acuerdo. Pero hoy traigo lo que sería una “verdad absoluta”, y creo que todo estaréis conmigo en que ponerle a un negocio “Cafetería Paco” (con todos mis respetos a las “Cafeterías Paco de España”) no es atractivo. ¡Tenemos que ser originales!

#4. FÁCIL DE RECORDAR

¿Qué levante la mano quién sepa escribir Schweppes sin mirarlo antes en Internet? El naming de Schweppes procede del apellido de su fundador Johann Jacob Schweppe. Si este alemán hubiese imaginado que su producto traspasaría fronteras creo que nunca lo hubiese elegido. ¿Difícil de pronunciar para los españoles verdad? En nuestro país para que los consumidores pudiesen aprender a pronunciarlo relacionaron el sonido del naming con el sonido que emitían las burbujas. Al cabo de muchos años y alguna que otra campaña de publicidad han conseguido que podamos pronunciarlo –a medias- pero no escribirlo. Sería divertido poder ver cómo escribimos cada uno de nosotros el nombre de Schweppes en la lista de la compra.

Tenemos abierto un mundo de posibilidades para elegir, inventarnos, componer… ¿Por qué complicarnos la vida y usar palabras impronunciables?

Después de estos consejos me gustaría daros algunas ideas sobre posibles orígenes de nombres para una marca, la variedad es enorme por lo que he hecho una selección:

El nombre del fundador: a priori puede parecer una solución muy evidente pero con un poco de creatividad y una vuelta de tuerca puede construirse un naming adecuado.

¿Conocéis la marca de jabones Olivia Soap? Ella no se llama Olivia, se llama Paula González pero me encanta su historia. Realmente ella es una mini-empresaria, blogger, con un naming muy especial, que ha cuidado el detalle de cada patita de su marca, con un producto excepcional (lo digo por experiencia) y con un packaging impresionante. Su tienda, que está en Segovia, es preciosa…

Como veréis no os he desvelado cómo eligió su nombre porque quiero que veáis este video:

Hay otras marcas que llevan el nombre/apellido de su fundador como puede ser ROCA o la conocida marca TOUS.

El origen geográfico: puede que suene extraño pero puede ser muy pero que muy importante para muchas marcas. Os voy a poner un ejemplo fácil de entender: Real Madrid o FC Barcelona son marcas importantes que se benefician del renombre de las ciudades de origen. Todo hay que decirlo… hoy en día la ciudad también se beneficia de que estos importantes clubes lleven en su marca el nombre de la ciudad.

Asociación con el producto: puede ser el beneficio que aporte vuestro producto o simplemente de qué trata el producto. Siempre que sea bien llevado al Naming puede ser una idea fantástica, ya que eligiréis un nombre que hablará de tu producto. ¿Se puede pedir más? Os voy a poner un ejemplo que oímos mucho pero seguro que nunca hemos pensado de dónde viene su nombre. ¿Alguno de vosotros sabe de dónde viene el naming de Nespresso? Nespresso es el sistema de café espresso de Nestlé. Nes+espresso = Nespresso. ¿Curioso verdad?

Acrónimos o siglas:  es otra fórmula también muy usada para encontrar un naming. Os cuento algunos casos:

  • ACB: Asociación de Clubes de Baloncesto.
  • IKEA: es un acrónimo de origen complejo pero me encanta esta historia. En 1943, en una aldea del sur de Suecia, un joven campesino con 17 añitos tomó una decisión que cambiaría completamente su vida. Con dinero, obsequio de su padre como premio por ser buen estudiante, Ingvar Kamprad inició un negocio.  Llamó a su empresa IKEA, un nombre que formó con sus iniciales y las de Elmtaryd y Agunnaryd, respectivamente la granja y la aldea de la provincia de Smaland donde se había criado. La actividad consistía en venderles a los granjeros artículos que cubrían diversas necesidades a precios accesibles. IKEA evolucionó hasta establecerse en la industria del mueble y la decoración y convertirse en una de las compañías más prestigiosas, innovadoras y renombradas del mundo.
  • ADIDAS: acrónimo derivado del nombre de uno de los fundadores, Adolf Dassler, el diminutivo de Adi y Das.

Nombres con contenido simbólico asociado: ¿Cómo se llama la lejía amarilla de toda la vida? Conejo. Se trata de una marca que tiene 120 años y… ¿Por qué se llama así? Porque su nombre y también su símbolo, el conejo, se asocian a al color blanco, a la limpieza, desinfección, etc. En definitiva, todas las propiedades de la lejía (el producto).

Espero que estas ideas os ayuden a poder construir el naming perfecto para vuestra empresa o blog pero antes de finalizar me gustaría daros unos consejos extras:

-Evitad nombres con el apóstrofe inglés Mónica’s. Creo que ya no es tendencia… ;)

-Si queréis usar un nombre compuesto mi recomendación sería usar & (en inglés), tipo: Vitorio&Luccino, Dolce&Gabana, Federica&Co…

-No hagáis acrónimos difíciles de pronunciar. Al final los clientes llamarán a al negocio “la tienda de pijamas de la esquina” ¿y no queremos esto verdad?

-Hay otras técnicas como la derivación de una palabra  -el caso de Vueling- o la composición de dos palabras –Facebook-. Existe una herramienta online que puede ayudaros a crear combinaciones de palabras: Dot-o-mator.

-Testad el nombre que hayáis elegido para la empresa. Preguntad a vuestros familiares y amigos y sin que le deis ninguna pista, tomad nota de todo lo que os dicen porque os será de gran ayuda.

-Consultad si el dominio está libre.

-Sed creativos, podéis hacer una mezcla de las opciones anteriores. Tan sólo recordad que debe ser fácilmente recordable y debe ser perdurable en el tiempo. No podéis cambiar el nombre de la marca constantemente, aquí el dicho de “una vez al año que no hace daño” no podemos aplicarlo, en este caso sí que hace muchísimo daño ya que no partimos de cero, partimos por debajo de cero porque hay que deshacer lo hecho y después volver a empezar.

Espero haberos ayudado, si tenéis cualquier duda, dejad un comentario :)