¿Y tú, eres blanco fácil en las ventas por persuasión?
¿Crees que podrás aplicar alguno de estos principios  de ahora en más?