post_errores_blogging

Nadie nace sabiendo…

Suena a excusa pero es la purita verdad. ¿Acaso sabías de blogs antes de meterte en el mundillo? Seguro que no. No hay que avergonzarse por no saber, de hecho equivocarse, errar, cagarla o meter la pata hasta el fondo forma parte de nuestra condición. Errar es de humanos que dicen los sabios.
Lo importante es aprender de los errores y corregir el rumbo. Sin ir más lejos, aquí una servidora se ha dado de bruces tantas veces con el blog que ya soy toda una profesional en el tema! De hecho, en el post de hoy voy a compartir contigo el conocimiento que he ido asimilando (a base de hostiones) de cosas que NO debes hacer con tu blog.
Lo he dividido en dos partes:

– Los 3 errores más comunes del blogging
– 3 cosas que NO deberías hacer para promocionar tu blog

Empecemos por el principio. Cuando bloggeamos, muchas veces no tenemos en cuenta algunas prácticas frecuentes -y erróneas- que más que ayudarnos a hacer crecer nuestro blog, lo que hacen es hundirlo en la más profunda de las miserias. Estos errores, si se practican de manera habitual pueden resultar muy contraproducentes y reportan tan pocos beneficios que deberías tenerlos muy presentes para que no lleguen al límite de perjudicar tu preputación online.

Los 3 errores más comunes del blogging

 

1. Complicarte la vida:

  • Yo no sé si es cosa de nuestra idiosincracia o si es una visión extremadamente subjetiva pero después de leer muchos blogs he llegado a la conclusión de que a los bloggers españoles nos gusta complicarnos la vida. Ojo, yo la primera! (antes, no ahora).
    Por lo general los posts son extremadamente largos. ¿Es esto un error? Lo es cuando el texto que estamos leyendo no tiene un contenido realmente trabajado o interesante. Cuando se escribe por escribir y por el simple hecho de llegar a la ‘largada adecuada del post’ que has leído en quinchicientos blogs… es un error. Un buen texto no tiene porque ser exageradamente largo porque a no ser que esté escrito de una manera muy amena… aburre y sobre todo, cansa. Aquí te explico cómo escribir el post perfecto
  • Publicaciones diarias: En serio, no hace falta y menos si lo que vas a escribir no es un buen contenido. No satures la bandeja de entrada de tus lectores con posts que no aportan nada porque los vas a agobiar y al final se van a acabar borrando de tu lista, y una vez se van…. cuesta mucho que vuelvan. De verdad, créeme,  no pasa absolutamente nada por escribir cada tanto. Más vale poco y bueno, que mucho y malo.
  • Complejidad en el lenguaje: El español es un idioma rico en terminología y expresiones, pero a pesar de ser humanista y amante de la literatura no dejo de sorprende sobremanera cuando leo según que textos por la blogosfera con palabros rarotes y perífrasis que no vienen al caso. Tus lectores agradecerán una lectura amena, de flujo constante donde no tropiecen contínuamente con palabras demasiado complejas o  poco comunes. Si tienes ambiciones o aspiraciones narrativo-literarias, siempre puedes escribir una novela :)
    Aunque cuidado, esto no significa que debas usar un lenguaje extremadamente coloquial, en el equilibrio está la virtud que diría el filósofo.

2. El YOISMO:

Aix… desgraciadamente esto es una práctica muy común y malentendida. Veamos, YO escribo este blog en base a mi experiencia pero no te cuento mi vida en verso a cada post, sino que cuando lo considero necesario y creo que mi ejemplo personal te puede aportar algo, te lo explico, sino, intento mantener una posición bastante neutra, pero este equilibrio es difícil de conseguir y constantemente veo/leo blogs donde se predica la odiada religión del Yoismo, donde toda la información generada gira en torno a la figura máxima del o la blogger de turno.
Hay que mantener el yoismo a raya y también hay que procurar no caer en el otro lado, el de la impersonalización total del blog. Obvio que cuando escribimos una parte de nosotros trasciende la pantalla y nuestra opinión, perspectiva y enfoque queda reflejado en nuestros escritos, y eso no tiene nada de malo bien al contrario, humaniza y acerca. Tus lectores se sienten más próximos a ti y conciben tus posts como algo más que mera información.
Si te soy sincera, este punto es uno de los secretos del ‘éxito’ de este blog.
Pero de ahí a que TU persona sea el leif motiv del blog… pues casi que no. De nuevo te repito que en el equilibrio está la virtud ;)

3. No saber para quien escribes:

En alguna que otra ocasión te he explicado cómo encontrar a tu público potencial. Búsqueda que debería ser una de tus primeras misiones cuando planteas un negocio. Sino sabes quien es tu público, difícilmente conocerás sus necesidades y te costará mucho muchísimo identificar que contenido les es relevante y cual no, del mismo modo que sino tienes a tu público bien definido, no sabrás que productos o servicios pueden llegar a necesitar y tu les puedes ofrecer.
Identificar y conocer a tu público objetivo es una tarea un tanto compleja en sus inicios pero vale la pena hacer el esfuerzo e invertir el tiempo que haga falta en tener este sector bien definido para que todas las estrategias de contenido, comunicación y marketing funcionen y generen los resultados estimados.
De otro modo estarás dando palos de ciego constantemente y si bien esto puede no suponerte una pérdida de dinero visible, si se convierte en un coladero de oportunidades perdidas, así que dejemos lo de ensayo/error para otros puntos y démosle la importancia que merece a este punto.
¿Sabes para quién escribes?

Expliquemos ahora los 3 errores más comunes a la hora de promocionar un blog o dicho de otro modo..

Las 3 cosas que NO deberías hacer para promocionar tu blog.

 

1. Spamear en los comentarios:

Una de las mejores maneras de dar a conocer tu blog es a través de los comentarios que puedes dejar en otros blogs. Hagamos un inciso aquí: ¿Qué tipo de comentarios? Porque si hay algo que debe quedar claro en este punto es que no cualquier tipo de comentario es positivo para ti.
Podríamos distinguir entre 3 tipos de comentarios que a su vez podríamos clasificar entre el bueno, el feo y el malo.

  • El malo: el que es spam puro y duro –> Hola! Soy fulanita, pásate por mi blog. Gracias! (Y la dirección del blog)
    Mira Fulanita, mi blog no es un tablón de anuncios y este tipo de comentarios yo por lo menos no los acepto. A mi blog no le aportan nada y si quieres publicitarte by the face… hay otras fórmulas.
  • El feo: En verdad el adjetivo ‘feo’ no es el más apropiado, pero para no cargarme la mención filmográfica… lo hemos denominado así. Este tipo de comentario se caracterizan por no aportar demasiado valor al post en si y algunos bloggers pueden incluso rechazarlos por considerarlos spam –> Muchas gracias por el post, es súper interesante!!
    Personalmente entiendo que para algunos bloggers este tipo de comentarios y la nada, sean la nada. Yo por ejemplo, los acepto y además lo hago de muy buen grado, quizás al post en si no le aporten nada, pero a mi me hacen felices. Me gusta recibir feedbacks positivos y me agrada saber que mi esfuerzo es valorado. Es de bien nacido ser agradecido, no? :))
    Igual a ti, como ‘comentarista’ no te favorece demasiado porque no estás generando ‘valor’ a otros usuarios, es decir, con este tipo de comentarios tienes pocas posibilidades de que alguien clique en tu nombre, pero no siempre hay que estar pensando en ‘el retorno’ así que si tu sientes que tienes que dar las gracias, hazlo sin más.
  • El bueno: Todo blogger se pirra por un buen comentario. Son aquellos en los que se aporta contenido o se abre un hilo de debate o se argumenta en contra o a favor de alguno de los puntos del post o incluso se complementa enlazando con un post propio en el que se trata el mismo tema desde otra óptica o perspectiva.
    Son ‘comentarios con valor añadido’ y esto no sólo es positivo sino que además es recomendable. Si una de tus estrategias para dar a conocer tu blog es a través de los comentarios en otros blogs, sin duda, esta es la manera de hacerlo.

 

2. Los intercambios de enlaces.

”Pásame tu banner y yo te paso el mío y así nos publicitamos mútuamente for free’‘.
Mmmmm, es una técnica un tanto ‘cogida por los pelos’. Hay muchos bloggers que marcan su estilo y personalidad a través de su blogroll y la verdad es que no siempre les apetece meter a cualquiera en su lista, sobre todo cuando son blogs o que bien no encajan con su contenido, o simplemente no les aportan ningún valor.
Si quieres colaborar con un blogger o quieres que se produzca este intercambio de enlaces… hazle una propuesta que trascienda el simple hecho de intercambiar banners.
Puedes por ejemplo proponerle el escribir un post al mes con contenido que pueda resultarle interesante o hacer un intercambio de servicios o productos.
Sea como sea, lo que debes tener muy en cuenta es elegir bien el blog con el cual te interesa hacer un intercambio: debe ser un blog cuyo contenido sea afín o complementario al tuyo, que navegue dentro del mismo rubro y cuyas estadísticas coincidan más o menos con las tuyas.
Esto último quiere decir que si le vas a pedir a Apple que te de su logo para publicitarlo en tu blog y que tu a cambio le haces llegar el tuyo… pues lo más probable es que Apple te diga que no.
¿Nos entendemos verdad?
Y si realmente lo que quieres es que tu banner salga en ese blog, pues siempre puedes plantearte la opción de pagar por ese espacio publicitario.

3. Spamear el correo

Vamos a ver alma de cántaro, seguro que has leído esta frase más de una vez ”money is in the list”, es decir, el dinero está en la lista ¿En cual? En la de suscripción por supuesto. Al igual que en medicina o en abogacía, debería existir para el mundo de los blogs un juramento hipocrático en el que se manifieste expresamente que nunca, bajo ningún concepto, vas a distribuir los contenidos de tu blog, a personas que no están apuntadas a tu lista de suscripción.
Hablando en plata: nada de mandar tus posts por correo a quienes no están suscritos a tu blog.
Me parece fantástico que tengas mi mail, bien porque un día nos escribimos o bien porque lo has visto escrito por ahí. Si no me he suscrito a tu blog es por algo, así que no quiero que me mandes tus posts vía mail a mi buzón. No te lo he pedido y no lo quiero.
Sé que ésta práctica está muy extendida porque cada vez cuesta más que la gente se suscriba a un blog, pero no por muy común que resulte vamos a darle el beneplácito de la aceptación. Na, na, na. Las listas de correo hay que currárselas y si quieres que alguien se suscriba a tu blog tienes que ganártelo, es decir, tienes que publicar buen contenido, genuino y nutritivo para que tus lectores se conviertan en seguidores.
Spamear el correo no es delito -a pequeña escala- pero si puede darte alguna sorpresa no muy agradable como es el hecho de ser denunciado por ‘plasta/spam’.
Si quieres que te lean, trabaja tus contenidos.

Y hasta aquí, este pequeño listado de errores comunes del mundo blogging.
Ahora confiesa my friend, ¿Has cometido alguno de ellos?
¿Me he dejado alguno?