Claves para una reputación online de 10!

♣¿Qué es la reputación online?

La reputación online es el reflejo del prestigio o estima de una persona o marca en Internet. A diferencia de la marca, que se puede generar a través de medios publicitarios, la reputación no está bajo el control absoluto del sujeto o la organización, sino que la ‘fabrican’ también el resto de personas cuando conversan y aportan sus opiniones. Esto es especialmente importante en Internet, dónde resulta muy fácil y barato verter información y opiniones a través de mecanismos como foros, blogs o redes sociales.

Después de esta wikidefinición… pongámonos en situación.

Partimos de la premisa de que vivimos en un mundo 2.0 desde el que nos relacionamos (en todos los sentidos) con el resto de la humanidad. Reímos, lloramos, compramos, vendemos y hasta nos pedimos matrimonio o dejamos a nuestras parejas vía internet.
Es un flipe, lo sé, pero es nuestra realidad y como mini emprendedores debemos aprender a sacarle partido a todas las ventajas que nos ofrece este nuevo paradigma.
No sé si te has dado cuenta, pero los medios de comunicación tradicionales están de capa caída. Nos han saturado tanto con publicidad que ésta misma ha perdido credibilidad.
Ya nos nos tragamos lo que las grandes marcas nos cuentan, preferimos contar con la opinión de otros consumidores que han probado en carnes propias los beneficios (o no) de los productos y servicios que se ofrecen en el mercado.
Y esto es buenísimo people!

Hemos abandonado ese rol de consumidor pasivo a interlocutor directo gracias a estos avances en las tecnologías de la comunicación e información.

Ya no nos limitamos a comprar y pagar, ahora recomendamos, criticamos y establecemos conversaciones directas con las marcas cuyos productos o servicios adquirimos. Hemos creado un nuevo ecosistema y somos los p**** amos.
O lo que las marcas llaman… embajadores de marca.

♣Los embajadores de marca

 

Todas las empresas: chiquitas, medianas o grandes quieren y enloquecen por conseguir embajadores para sus marcas o lo que es lo mismo, prescriptores de marca.
¿Por qué? Pues porque un embajador de marca es un líder de opinión, generan información positiva acerca de un producto o servicio, saben sus características, usos y beneficios (casi mejor que la propia marca) y generan de manera efectiva tendencias, influencias y preferencias.

Es otro post hablamos más en detalle de los tipos de embajadores que existen y cómo conseguir que se enamoren de tu marca, hoy sin embargo, nos centramos en construir y generar una reputación online de marca, buenísima como la que más.

 

♣Cómo construir una reputación online

 

Quizás me equivoco, pero desde mi óptica de mini empresaria, para las marcas chiquitas es más sencillo generar una buena reputación online debido a su innata cercanía. Somos marcas si, pero sobre todo somos personas y debido a nuestro reducido tamaño,  nos es más sencillo hablar de tu a tu con nuestros clientes sin tener que impostar una falsa proximidad.
Y esto, esto que parece tan tonto querido lector, es una herramienta poderosísima que a más de una gran marca le gustaría tener.

¿Cómo nos acercamos a nuestro público?

  • En primer lugar, a través del mundo blog. Ya sea con el nuestro propio donde inconscientemente nos desnudamos y dejamos nuestra huella personal a cada post que escribimos, así como en los comentarios que contestamos o dejamos en otros blogs. Somos más ‘crafters’ que ‘empresarios’ y todavía no hemos perdido esa ingenuidad del pequeño emprendedor con la que conseguimos (muchas veces sin ser conscientes) ganarnos la simpatía de los demás.
    Escribimos lo que pensamos, sentimos y vemos, sin tener presente si eso será políticamente correcto o si repercutirá en nuestras estadísticas o en nuestra valoración comercial. Quizás seamos un poco temerarios por ir así, a pecho descubierto, pero a sabiendas o no, debes saber que este punto de espontaneidad y cercanía, es lo que busca el consumidor actual.
    Quiere saber a quien le está dando sus euros y prefiere gastárselos en alguien que le genera confianza que en una gran marca cuyo rostro oculto no consigue vislumbrar.
  • En segundo lugar, gracias a las redes sociales. Madre mía! Si en el blog ya contamos media vida… que no mostramos en los social media. Nuestros gustos, nuestro día a día, nuestros sueños y muchas veces también nuestras decepciones, compartimos, hablamos, soñamos juntos y le decimos al mundo entero que así somos y nunca cambiaremos. Y eso, a nuestros consumidores les gusta. Les gusta saber de nosotros y les gusta que hablemos con ellos, que intercambiemos comentarios, opiniones y pensamientos.
    Les gusta vernos la cara y ver donde trabajamos y lo que hacemos.
    Esto también genera confianza y esto es lo que tanto le cuesta lograr a las grandes marcas.

Así pues, la suma de ambas cosas hará que nuestro público, aquellos que consuman nuestros productos o servicios generen por si mismos nuestra reputación online, con sus comentarios y opiniones, no sólo de lo que perciben que somos sino de lo que reciben de nuestra marca, porque obviamente…. de nada sirve lo primero si cuando compran un producto tuyo, les llega a casa tarde, mal empaquetado o en malas condiciones.
Así pues, para resumir este punto diremos que acercándonos a nuestro público generamos una identidad digital que a su vez, y bajo la percepción de estos consumidores, construirán lo que se conoce como reputación online.

♣Cómo gestionar la reputación online

 

Hasta hace no tanto, los medios por los cuales una persona podía expresar una opinión sobre una marca de manera pública… eran escasos. Hoy en día, con internet, se ha generado un nuevo escenario en el que los consumidores pueden poner de vuelta y media o subir a un pedestal (y en menos de un minuto), cualquier marca que se precie.
Es decir, actualmente, la influencia que tiene un consumidor (internáutico) sobre la reputación online de una marca es notable, tanto positiva como negativamente. Hay miles de empresas que han visto como sus campañas sobre determinados temas han triunfado o se han ido al garete a través de las redes sociales y en un santiamén. Y esto obviamente ha determinado el volumen de sus ventas calificándolas de fracaso absoluto o de triunfo aclaparador.
Te muestro un ejemplo nada más para que veas como va el tema…

El caso del plagio de Tulipán:

Resulta que a los sres de Tulipán, hace unos añitos, les dio por abrir un blog que se llamaba 365 meriendas (y digo -aba porque a día de hoy ya no existe) y en las que cada día se mostraba una receta diferente a hacer con margarina de esta marca.
Hasta aquí todo bien, el problema es que estos señores, se dedicaban a plagiar descaradamente las recetas de otras blogueras sin pedirles permiso ni nada.
Un día, María Lunarillos (con su antiguo blog Sopa de Cocodrilo) descubrió una foto suya en el blog de 365 meriendas. Les escribió para pedirles explicaciones y al no obtener respuesta, escribió un post en su blog quejándose de la situación.
En nada y menos, este post se viralizó por las redes, tanto tanto que Tulipán tuvo que rectificar colgando una nota en su muro de facebook. Aquí tienes la reacción en cadena ;)

plagio_tulipan_365meriendas plagio_tulipan_365meriendas2 disculpa_tulipan_facebook

¿Qué lecciones sacamos de esto?
Pues que seas grande o pequeño el plagio es feo, está mal visto y muy mal considerado entre los consumidores y que un post, tweet o publicación en facebook pueden arruinar toda una campaña comunicativa en la cual se haya invertido tiempo, esfuerzo y dinero.
También hay que decir, que una rápida gestión de la situación puede contener la caída en picado de la reputación online de una empresa y es que al fin y al cabo, todo esto se reduce a la percepción que tiene el consumidor de la marca y se fundamenta en acciones y reacciones.

Vemos pues que este escenario online permite a las marcas formar parte de las conversaciones que se generan alrededor de ésta y pueden así, en un tiempo mínimo, corregir errores, mejorar productos, rectificar acciones…en definitiva, mejorar su reputación online.
Por lo tanto, no se trata sólo de construir una reputación en línea, sino de vigilarla y mejorarla.

 

 

♣Cómo controlar la reputación online de tu marca con Google Alerts

 

Ya hemos visto que es la reputación online, cómo se construye y cómo se gestiona. Veamos ahora como ”controlarla”.
Para poder solventar cuanto antes cualquier tipo de crítica o comentario negativo (los positivos siempre es bueno comentarlos, pero no nos urgen tanto) es importante monitorizar nuestra marca de algún modo para tenerlo todo under control.
¿En qué consiste este monitorizar la marca?
Pues no es más que en hacer un seguimiento en línea de determinadas palabras clave asociadas a tu marca. Las empresas más grandes contratan softwares o delegan esta actividad a otras empresas especializadas en reputación online, pero como nuestro presupuesto es más que ajustado (y a veces inexistente) vamos a usar una herramienta gratuita y muy simple que nos ofrece Google.

Según wikipedia…

Alertas de Google es un servicio de supervisión de los contenidos, que ofrece el motor de búsqueda de la compañía Google, que automáticamente notifica al usuario cuando el nuevo contenido de las noticias, web,blogs, vídeo y/o grupos de discusión coincide con un conjunto de términos de búsqueda seleccionados por el usuario y almacenados por el servicio de Google Alerts. Las notificaciones pueden ser enviadas de tres maneras: por correo electrónico, como un vínculo Web o que aparecen en los usuarios de la pagina iGoogle.

 

google_alerts_reputacion_online

 

Cómo funcionan las Alertas de Google

Puedes recibir notificaciones por correo electrónico cuando Google encuentre nuevos resultados de temas que te interesen. Por ejemplo, puedes recibir novedades relacionadas con algún producto que te guste, obtener información actualizada sobre noticias que te interesen o saber cuándo se publica contenido sobre ti en la Web.

 

Cómo crear una alerta

  1. Accede a la página de Alertas de Google.
  2. En el cuadro “Crear una alerta sobre”, introduce los términos de los que quieras recibir notificaciones por correo electrónico.
  3. Haz clic en Mostrar opciones para personalizar diferentes opciones, como la frecuencia con la que quieres recibir las alertas, los tipos de sitios web de los que quieres recibir información y la dirección de correo electrónico a la que se enviarán las alertas.
  4. Haz clic en Crear alerta.

Para crear una alerta, también puedes hacer clic en el signo + situado junto a cualquiera de los temas sugeridos que aparecen en la página de Alertas de Google.

Una vez configurada la alerta, empezarás a recibir correos electrónicos cada vez que encontremos nuevos resultados de búsqueda relacionados con las palabras clave introducidas.

Y obviamente, además de usar Google Alerts, tener habilitadas las notificaciones de mención en twitter, facebook, instagram y demás redes sociales… Esto parece de sentido común, pero nunca está demás mencionarlo ;)

Así pues para terminar y a modo de resumen diremos que:

La reputación online es el reflejo del prestigio de tu marca en Internet y  corre a cargo de la percepción que tus consumidores tienen de ella, gracias al grado de implicación y cercanía que tengas con éstos. Tu blog, los comentarios que hagas en otros y tu participación en redes sociales conformarán esa percepción en los consumidores, cuyos comentarios -positivos o negativos- podrás controlar gracias a la monitorización de tus palabras clave a través de Google Alerts.
Así que si no quieres que tu reputación se vaya al garete… cuídala!!

Y ahora cuéntame, ¿Te ha parecido interesante este artículo?

¿Conocías lo que era la reputación online?

 

 

Me encantará leer tus comentarios :))